Logo

Desde el momento en que la Universidad fue acreditada en marzo de 2019 por cuatro años, comenzó el trabajo colaborativo de todas las áreas  para lograr importantes avances como la certificación que entregó a la Universidad la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación de España (ANECA).

Durante los cuatro años de acreditación institucional, que se cumplen en marzo de 2023, se siguió el Plan de Desarrollo Estratégico 2017-2021, la hoja de ruta que permitió avanzar de manera planificada y sostenida, y que se cumplió en más del 90%, posibilitando el ingreso al Sistema de Acceso Universitario. Ahora, con la implementación del nuevo PDE 2022-2026, la Universidad ha logrado una madurez institucional que la proyecta al futuro con renovadas fuerzas.

A lo largo de este proceso destaca, en marzo de este año, la certificación que entregó a la Universidad la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación de España (ANECA) por el diseño del Sistema Interno de Aseguramiento de la Calidad.

El Vicerrector de Aseguramiento de la Calidad y Análisis Institucional, Carlos Mujica, explica que esta certificación fue fruto del trabajo realizado y el compromiso del equipo de la Universidad con la calidad de la formación que imparte y con la gestión en general: “Nos da un nuevo impulso para continuar el desarrollo de nuestro Sistema Interno de Aseguramiento de la Calidad, y para trabajar en el mejoramiento continuo de los mecanismos internos que garantizan el cumplimiento de nuestros propósitos en los ámbitos de Docencia, Vinculación con el Medio e Investigación”.

Esta certificación internacional es importante para la Institución y le permite confirmar los avances alcanzados con vistas a la Instalación de un sistema interno que asegure la constitución de una cultura de calidad basada en el compromiso con la mejora continua, autoevaluación, transparencia y rendición de cuentas.

-A su juicio, ¿cuáles son las principales fortalezas que ha logrado UDLA?

Tenemos importantes fortalezas en los ámbitos en los que nos estamos presentando ante la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y Vinculación con el Medio, que nos permiten observar con tranquilidad el proceso.   

 En Gestión Institucional, nuestro Sistema de Gestión Estratégica cuenta con una Misión y Visión compartidas por la comunidad; así como una planificación, control y retroalimentación permanente; contamos, asimismo, con indicadores de las diversas áreas actualizados periódicamente, que permiten a los diferentes equipos tener el pulso de los avances de la Institución.

En lo que refiere a Gestión Financiera, hemos desarrollado herramientas que nos han permitido mantener un sano ejercicio financiero. Y como comenté al comienzo, la certificación internacional ANECA y el fortalecimiento de la capacidad de autorregulación han sido un soporte importante de nuestro Sistema Interno de Aseguramiento de la Calidad. Nuestros estándares en infraestructura y equipamiento, y el desarrollo de las Tecnologías de la Información al interior de la Universidad han aportado lo suyo: 397 laboratorios y talleres de distintas especialidades, y 83 salas de práctica, repartidos en nuestras tres sedes.

En Docencia de Pregrado, tenemos un Modelo Educativo actualizado, que ha integrado las directrices para la formación a distancia y los programas de postgrado, que se organiza en torno a resultados de aprendizaje, tanto a nivel de perfiles de egreso como en los programas de asignatura. En este ámbito, hemos seguido reforzando en el tiempo el Sistema de Acompañamiento al Estudiante (SIAE), adaptándolo a las nuevas necesidades del contexto de educación digital, así como los consiguientes mecanismos de aseguramiento del Perfil de Egreso. Actualmente, el Modelo Educativo está implementado en el 100% de las carreras y programas.

Hemos avanzado sostenidamente, también, en el uso de plataformas tecnológicas asociadas a la gestión docente, en la formación homogénea en todas nuestras jornadas y sedes, gracias al sistema matricial y hemos incrementado las credenciales académicas de nuestros académicos: hoy en día el 90% de los académicos regulares cuenta con postgrado.

El área de Vinculación con el Medio ha tenido una evolución que ha permitido el desarrollo de asignaturas A+S, que responden a las necesidades del entorno. También ha avanzado en la participación con otras instituciones y redes, como por ejemplo ODS: Pacto Global, Campus Sustentable, Alianza para Mujeres Académicas, entre otras. Se han desarrollado temáticas institucionales como género y educación, y se implementó el Sistema de Evaluación de VcM que mide impacto.

Hemos hecho un trabajo a conciencia mejorando nuestras debilidades y robusteciendo nuestras fortalezas, con miras a esta nueva acreditación institucional.

¿Cómo se trabajó el Informe de Autoevaluación?

El Informe de Autoevaluación Institucional es un trabajo de equipo que comienza mucho antes. Años antes, en abril de 2019, con los resultados de la acreditación anterior, hicimos el rediseño del Plan de Mejoramiento, de manera tal de considerar las observaciones realizadas por la CNA. En diciembre de 2020 establecimos los macro proyectos de Mejora Institucional para focalizar los esfuerzos en aquellos ámbitos institucionales que así lo requerían, mientras que, entre mayo y agosto de 2021, hicimos un Diagnóstico Institucional que fue relevante, ya que nos permitió levantar información necesaria para diseñar los avances que queremos lograr en el tiempo acotado que tenemos, antes de la nueva acreditación.

En septiembre del año pasado iniciamos la Autoevaluación Institucional, luego socializamos los resultados de esta autoevaluación en distintas instancias, como la ronda de la Rectora por todos los campus de la Universidad, ocasiones en las que yo también participé.

Finalmente, se envía el Informe de Autoevaluación en julio de 2022. Comento esta hoja de ruta, muy planificada, para evidenciar que parece mucho tiempo, pero en instituciones grandes como la nuestra, se requiere de una planificación muy precisa para lograr los avances de manera sostenida y global en los tiempos requeridos.

El estudio de opinión a informantes clave también fue muy necesario; consideró tres etapas: encuesta a informantes clave, grupos focales a empleadores y grupos focales de profundización. En total, en la primera encuesta cuantitativa participaron más de 8 mil personas, entre estudiantes, académicos, egresados y colaboradores; mientras que en los grupos focales a empleadores se conversó con 59 informantes de cada una de las facultades de la Universidad; y en el grupo focal de profundización participaron 100 personas, entre estudiantes, académicos regulares, adjuntos, directores de Escuela, de Carrera y egresados. Todos ellos aportaron enormemente al proceso con sus opiniones.  

Este nuevo Informe de Autoevaluación Institucional tiene 7 capítulos, que integran los avances alcanzados, una estructura de acciones estratégicas para la superación de las debilidades, acciones operativas y sus respectivos resultados, junto con la evidencia necesaria asociada a resultados institucionales en las tres áreas de evaluación, Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y Vinculación con el Medio.

El informe concluye con un nuevo Plan de Mejoramiento que compromete acciones y recursos para superar las debilidades detectadas en el actual proceso de autoevaluación institucional. Ha sido un trabajo arduo, pero fundamental y que nos tiene orgullosos. Hemos aprendido en cada proceso de acreditación institucional y esperamos seguir avanzando en esta ocasión, especialmente en beneficio de nuestros más de 26 mil estudiantes que aspiran a una educación de calidad.
 

En ese sentido, ¿cuáles son las principales debilidades detectadas en el actual proceso de autoevaluación?  

Siguiendo la misma lógica de Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y Vinculación con el Medio, puedo decir que en la primera nuestras principales debilidades han sido los procesos de inducción de las nuevas contrataciones académicas y la socialización de la Vicerrectoría de Investigación, y de las políticas e instrumentos de promoción de la investigación. En el área de Docencia, hemos detectado un grupo de carreras con tasas de empleabilidad bajo el promedio, aunque el promedio general de UDLA es bueno, ya que el 88% de los egresados tiene una ocupación al primer año de egreso.

Hemos visualizado que la implementación de los incentivos asociados a la Carrera Académica aún no es reconocida por el cuerpo académico y que, en otro ámbito, la Investigación con foco en la docencia tiene menor desarrollo que la investigación disciplinar. En el caso de Vinculación con el Medio, se detectaron temas asociados a una necesaria descentralización de la gestión operativa de sus acciones, junto con una mejor articulación con el área de Investigación y el reconocimiento que los estudiantes deben tener de las actividades asociadas al área.   

Todos estos temas los hemos abordado mediante la construcción de un Plan de Mejoramiento y estamos trabajando en ellos desde diferentes instancias.  

Comparte: