Logo

Universidad de Las Américas realizó el debate “Análisis de la propuesta constitucional”. La actividad, organizada por las facultades de Derecho y de Comunicaciones y Artes, conjuntamente con el Observatorio de Nueva Ciudadanía UDLA, contó con la participación de los exconvencionales Fernando Atria y Arturo Zúñiga, quienes expusieron su mirada sobre las propuestas de la nueva carta magna en diversas áreas.

El inicio de la actividad estuvo marcado por las palabras de bienvenida de Mauro Lombardi, Decano de la Facultad de Comunicaciones y Artes, quien abrió la conversación reflexionando sobre el rol de la ciudadanía y su responsabilidad en el marco de un nuevo plebiscito constitucional. En este contexto, el panel comenzó con una evaluación general de la propuesta constitucional.

Al respecto, Fernando Atria señaló que “en general creo que la Constitución quedó bien hecha y no creo que exista ninguna dimensión donde haya un problema significativo. Sin embargo, dadas las circunstancias políticas en las cuales se discutió y se decidió, no se pudo redactar como habría sido deseable. El texto no contiene una regulación del estatuto de los partidos políticos y, salvo algunos temas puntuales, un reglamento del sistema electoral, por ejemplo”.

Arturo Zúñiga, en tanto, fue más crítico afirmando que de llegar a aprobarse la propuesta generada por la Convención Constitucional, esta dividirá al país porque no da solución a las demandas ciudadanas como las expresadas en octubre de 2019. Afirmó que “hay un importante porcentaje de la población que no está de acuerdo con el texto”. Por esta razón, hizo un llamado a hacerlo mejor en el futuro. “Chile se merece algo mejor”, enfatizó.

Continuando con la conversación, María Lorena Rossel, académica investigadora de la Facultad de Derecho UDLA, consultó a los invitados su opinión sobre el concepto de plurinacionalidad incluido en la nueva Constitución. Al respecto, el exsubsecretario de Redes Asistenciales afirmó que “esta propuesta de plurinacionalidad le entrega la posibilidad a Evo Morales de demandarnos nuevamente ante la Haya. ¿Por qué? Porque crea territorios autónomos, autogobiernos y autodeterminación para los pueblos indígenas”.

Fernando Atria, en tanto, aseguró que la plurinacionalidad en Chile ya existe, tal como sucede en países como Bélgica, Suiza o Reino Unido. “Es un error pensar que la estabilidad del Estado descansa en su homogeneidad y algo que es parte del pasado. Esta nueva Constitución crea algo fundamental que es la posibilidad de una convivencia sana entre los pueblos indígenas y el Estado chileno”, recalcó.  

Siguiendo con el debate y ante la consulta de Daniel Montalva, Decano de la Facultad de Derecho UDLA, sobre el modelo político que propone la nueva carta magna, los ex convencionales discreparon en términos generales sobre las atribuciones del Presidente de la República. En este marco, Atria afirmó que las regulaciones propuestas sirven para atenuar el poder de un régimen presidencial contribuyendo a una relación más horizontal entre el Mandatario y el Parlamento, la que puede ser muy beneficiosa.

Arturo Zúñiga, en tanto, respondió asegurando que los partidos políticos tienen una debilidad en cuanto a coaliciones que respalden las propuestas del Mandatario. Agregó que “una buena solución sería que los parlamentarios que cuentan con respaldo popular puedan desempeñarse como secretarios de Estado y trasladar este apoyo al Gobierno. Finalmente, sostuvo que plantear suprimir el Senado no es una buena idea, ya que parlamentarios electos por ocho años le dan estabilidad a los Gobiernos”.

Antes de finalizar el debate, Andrea Alfaro, secretaria académica de la Facultad de Comunicaciones y Artes,  intervino para tocar el tema de la educación y consultar por el nuevo modelo en la propuesta constitucional. Arturo Zuñiga fue quien contestó primero, asegurando que no está de acuerdo por diversos motivos, entre ellos, por la eliminación del kínder obligatorio. “Esta propuesta condiciona la libertad de enseñanza, ya que condiciona el apoyo a los colegios subvencionados al cumplimiento de los principios de la nueva Constitución”.

“El problema de la educación en un estado subsidiario como el actual, es que asume que cada uno compra lo que puede en el mercado. Entonces, hay educación gratuita para quienes no pueden pagarla y otra para quienes sí pueden costearla, lo que genera desigualdad. Esto empezó a cambiar con la Ley de Inclusión, la que es recogida por la nueva Constitución. Hoy, al menos, a través de esta propuesta se pretende terminar con la desigualdad de oportunidades en materia de educación, potenciando la diversidad de proyectos formativos”, replicó Fernando Atria.

Este debate es parte de las diversas actividades que Universidad de Las Américas realizó junto a diversos expertos, académicos y su alumnado, teniendo como propósito dar a conocer las propuestas constitucionales en distintas áreas con el fin de contribuir a un voto ciudadano plenamente informado este 4 de septiembre.                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

Comparte: