Logo

Con la finalidad de implementar un plan de acción comunitaria que incorpore metodologías participativas y aplicar metodología de registro y seguimiento, 94 estudiantes de las carreras de Kinesiología, Nutrición y Dietética, Fonoaudiología y Enfermería realizaron la ejecución de sus proyectos, los cuales fueron diseñados el semestre anterior en la asignatura Salud Comunitaria.

Los proyectos, realizados en los Barrio Cuatro Álamos y Esquina Blanca de la comuna de Maipú,  fueron ejecutados durante ocho semanas  con diferentes temáticas de interés para la comunidad:

 

  • Participación Comunitaria
  • Apropiación de espacios públicos
  • Medio ambiente
  • Movilidad y deporte
  • Salud mental
  • Prevención de enfermedades crónicas
  • Calidad de vida y alimentación
  • Hábitos para una adecuada audición

La mayoría de las iniciativas estuvieron enfocadas en la población adulta mayor, dado que el barrio cuenta con un gran porcentaje de este grupo etario.

Para la ejecución de estas iniciativas se contó con el apoyo de los Gestores Territoriales del Programa de Intervención Comunitaria del Campus Maipú, Juan Pablo Watkins y Marcela Soto, quienes realizaron el vínculo con las organizaciones en la comunidad. También, estuvieron presentes las tutoras, Cecilia Cuevas y Sandra Olguín, egresadas de Trabajo Social de la UDLA, quienes estuvieron presentes en las sesiones de intervención.

“El proceso vivido fue fructífero ya que se obtuvieron otro tipo de experiencias y vivencias que aportan a nuestro desarrollo personal y profesional, también ayudándonos a saber cómo acercarnos a las comunidades que prevalecen en el país. Como aprendizaje obtuvimos la importancia de hacer partícipe a la persona mayor de actividades en comunidad, con el fin de mantenerlos activos y que su autovalencia se prolongue por la mayor cantidad de tiempo posible, cuidando así de la salud mental de las personas mayores”, explicó Carla Sáez, estudiantes de Enfermería.

Por su parte Danithza Chacón, afirmó que “el proceso que vivimos los participantes de Rehakin con la JJVV Maipú, fue una experiencia muy agradable, favorable y enriquecedora, en la cual teníamos que utilizar todos nuestros recursos como personas, tales como el saber escuchar, el estar atento a las necesidades, poder ser capaces de crear nuevas visiones, el expresar y más. Esto nos hizo ser capaces de aprender de las vecinas con base a sus necesidades o dificultades y, al mismo tiempo, que ellas aprendieran de nosotros”.

Una de las asistentes fue Marianella Almarza, integrante del  Centro Adulto Mayor “No me Olvides”, quien manifestó estar “felices de participar con ustedes en estas actividades, especialmente de aprender cosas nuevas y salir de la rutina de la vida. Estamos muy agradecidos de los estudiantes”.

Comparte: