Logo

Desde adolescente, la egresada de la Escuela de Derecho de UDLA, María Angélica Cruces, ha estado vinculada al trabajo con comunidades mapuches en la región de Aysén debido a que es una fuerte promotora de la defensa de escaños reservados para pueblos originarios y la conservación de la lengua ancestral, apoyándose de la Fundación Rakizuam.

Además, representa a la comunidad mapuche Menco de Caleta Tortel, lo que la motivó a postular a la alcaldía de ese lugar.

Actualmente, integra la cámara de turismo de Tortel, destacándose por su compromiso y perseverancia en el trabajo con la comunidad, y con el desarrollo turístico y comercial de la comuna, lo que la llevó a ser reconocida como egresada destacada de UDLA por su aporte en la búsqueda de la igualdad social.

¿A qué te dedicas actualmente?

Trabajo de manera independiente en el área jurídica, estoy a la espera del juramento de mi carrera. Además, tengo un emprendimiento turístico en el área de camping y vida al aire libre y soy administradora de un local comercial en Caleta Tortel.

¿Cómo surge tu labor con comunidades mapuches de la región de Aysén?

Desde antes de ser mayor de edad ya participaba en la agrupación indígena “Menco de Caleta Tortel”, la que ahora estamos tratando de reorganizar; luego estuve presente en el comité político mapuche Wallmapu y la Fundación Rakizuam, la cual se encuentra en seis regiones, entre ellas Aysén donde yo participo activamente.

¿Cómo recuerdas tu paso por UDLA?

Lo recuerdo como un periodo donde me sentí muy acogida, viniendo desde tan lejos sin conocer a nadie. Siempre sentí el apoyo de la Universidad desde que llegué a Admisión, lo que me sirvió para mantener la fortaleza y continuar estudiando, aun estando lejos de mi hogar y sin conocer a nadie.

El apoyo psicológico que había en UDLA fue muy importante en ese periodo, así como los talleres deportivos, convenios, salas de estudio, elementos que me ayudaron a terminar mi carrera en Concepción, lugar que está bastante alejado de Aysén que es donde yo vivo.

¿Cuáles consideras que fueron las herramientas que te entregó UDLA para tu desarrollo profesional?

Algunas de las principales herramientas que me entregó UDLA fue la responsabilidad, el compromiso y la disciplina ante los desafíos que uno enfrenta. Dejar la marca de la Universidad, creo que es muy importante para  ser un buen profesional. A mí la disciplina me ha servido mucho, pues con ella logré formar mi emprendimiento en turismo, que no tiene mucho que ver con el Derecho, pero creo que se puede complementar con mi trabajo profesional.

También, fue fundamental el apoyo constante que entrega UDLA como comunidad universitaria, por ejemplo, la disponibilidad de gimnasio o las oportunidades laborales que daban a los alumnos, lo que demostraba el interés de la Universidad  por nuestro bienestar

¿Cuáles son tus proyecciones laborales?

He tenido bastante suerte en lo laboral, pues he recibido varias ofertas en esa área. Por ahora quiero dedicarme al ejercicio libre de mi profesión y luego hacer un magíster para especializarme en algún área del Derecho. Asimismo, seguir desarrollando emprendimientos, que es algo que me gusta bastante hacer y que creo se puede compatibilizar con mi profesión.

También, pienso que el trabajo comunitario es muy importante, pues nos hace compartir, crecer y aprender. Quiero ser un ejemplo para los jóvenes demostrándoles que se pueden lograr las cosas, aunque seamos de lugares apartados donde la educación es baja. Me preocupa la deserción escolar que existe en mi comuna, creo que es un aspecto al que se debe dar más apoyo, para que más jóvenes puedan salir de sus hogares y formarse profesionalmente.
Comparte: