Logo

En la conmemoración del Día Internacional de la Mujer destacamos a cuatro mujeres de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción.  Ellas nos hablan sobre su experiencia en UDLA y la importancia del enfoque de género en el aula y en el ámbito profesional para avanzar hacia espacios de trabajo más igualitarios.

Karen Muñoz

Ingeniera en Geomensura, Magíster en Docencia Universitaria en Universidad de Las Américas y Directora de Carrera en la Escuela de Construcción UDLA

El rol de la mujer en construcción es de una constante lucha y validación. Es un ámbito donde las brechas han sido persistentes y existe una suerte de estructura institucionalizada que recién hizo crisis en la última década. En ese sentido, desde la Escuela, hemos contribuido a la formación de profesionales y técnicas empoderadas, con capacidad de romper su techo de cristal, con herramientas innovadoras.

Es muy interesante hacer el contrapunto entre un sector privado que busca principalmente la producción y competitividad, a uno como el universitario, donde se privilegia la comunidad, la reflexión y el respeto hacia todos los miembros de ella.

En 2012, era la única docente de todo el cuerpo docente de la Escuela y desde el 2013 hemos aumentado sistemáticamente dicha cifra. Dada la naturaleza del sector construcción, el 2014, y ante un problema específico de trato en curso Executive, como Escuela se tomó la determinación de entregar a los académicos y docentes herramientas para detectar los micro y macro machismos en la docencia, en conjunto con una política de tolerancia cero al respecto. En 2017, realizamos una amplia difusión del decálogo de convivencia UDLA, cuya redacción fue liderada por nuestro Director de Escuela, Carlos Aguirre.

Desde 2018, se planteó la necesidad de incorporar elementos de educación de género en algunas cátedras de forma transversal y para ello, se han tomado las guías de la Red Catalana Xarxa Vives1, para la educación superior con enfoque de género.  El 2019, fuimos la escuela pionera en contar con la asesoría voluntaria y gratuita en nuestro comité curricular, y desde 2020 contamos con una representante en el comité asesor de empleabilidad de “Mujeres en Construcción”, organización de mujeres profesionales de la construcción más grande de Chile y que desde 2021 asesora a todas las escuelas de construcción de Chile en dichos procesos.

Catalina Torres

Egresada y Directora de Carrera en la Escuela de Animación Digital UDLA

Desde que era estudiante tuve un sentido de pertenencia muy fuerte con la Universidad. Siempre he tenido interés por la enseñanza, lo que me llevó a convertirme en ayudante, profesora asistente y luego a profesora titular. Llevo casi dos años como Directora de Carrera y me alegra mucho poder estar ahí para nuestros estudiantes como la Escuela estuvo ahí para mí.

Si bien aún no tenemos una política de género específica, sí está la intención de implementar gradualmente medidas que se consideren necesarias. Afortunadamente hemos recibido apoyo e iniciativas en esta área por nuestra docente destacada Cecilia Toro.

Los últimos años la participación de la mujer en el rubro de la animación ha aumentado considerablemente. Como carrera hemos tenido la preocupación de generar cambios considerando la paridad de género tanto en nuestros académicos, como en docentes.  Pero también las estudiantes que han llegado, a diferencia de cinco años atrás, son más de la mitad de nuestros estudiantes.

A nivel nacional cada vez toma más fuerza el rol de la mujer como animadora, como creadora y como directora. En nuestra industria hay excepcionales mujeres artistas y voces que sacan adelante sinfines de historias y que tienen algo que contar, ya sea en contenido animado como ilustrado, y espero que desde nuestra posición podamos apoyar y visibilizar el rol de la mujer de hoy en la sociedad.

Linda Schilling

Máster en Diseño Urbano de la Escuela de Arquitectura, Planificación y Preservación de la Universidad de Columbia y académica de la Escuela de Arquitectura de UDLA

Mi primera experiencia de docencia con UDLA fue dictando el ramo ARQ710 junto a Natalia Busch. Luego, gracias a la confianza depositada por el equipo académico, fui dictando otros ramos hasta mi incorporación como académica disciplinar el año pasado.

La inclusión de docentes mujeres en todas las líneas curriculares, para lograr paridad de género, es el ejemplo más potente del compromiso de la Escuela con los temas de perspectiva de género. Esta decisión permite abordar los programas de las asignaturas con énfasis en temas de representación, que de otra manera no serían cubiertos.

Además, incorporamos objetivos de aprendizaje orientados a promover la perspectiva de género y análisis interseccional en los programas de asignaturas clave, como aquellas pertenecientes a la línea de proyectos, a la cual nos referimos coloquialmente como “taller”.

La posibilidad de tener un mundo construido y modelado desde diferentes perspectivas es importante en términos de inclusión y bienestar en general. Frente a la crisis climática, la posibilidad de pensar otras maneras de practicar y diseñar considerando temas medioambientales y de cuidados, los cuales están cercanos a la experiencia de ser mujer y su rol en la sociedad, es destacable.Esto nos permite reconocer que la inclusión de la mujer en la disciplina es clave, ya que estos temas históricamente no son abordados desde una disciplina representada por hombres.

Kylie Trupp

Egresada y docente de la Escuela de Animación Digital UDLA

Mi experiencia de pasar de egresada a docente ha sido una serendipia, pero decidí quedarme. Cuando egresé no me sentía segura de mis habilidades, pero desde que se me presentó la oportunidad de dar clases al lado de Daniel Martínez he podido aplicar, lo que siento es la misión de cada persona en esta vida. Enseñar lo que sabemos y aprender enseñando.

El enfoque de género en la Escuela ciertamente es un tema importante pero la regla primordial es entender que el respeto por las personas debe darse porque todos somos individuos; felizmente debo decir, que al menos en la Escuela de Animación, esto se da de forma natural.
Es común encontrarse con personajes cada vez más diversos dentro del mundo de la animación, y, ahora, algo que habría sido arduamente criticado hace unos años, se ha vuelto necesario y aplaudido. Ciertamente creo que cada paso debe ser con cuidado y respeto, queremos representar un público, responder a una necesidad, no verlos como un enganche.

Las mujeres han logrado tener puestos importantes en la animación chilena, tenemos grandes directoras, productoras y animadoras que han sabido sacar adelante muchos proyectos y eso me parece genial.

Comparte: