Logo

Inserción en diferentes campos laborales a través de pasantías que se realizan desde los primeros años de la carrera,  siete avanzados Centros de Simulación Clínica de altísimo nivel tecnológico, y Centros de Atención Nutricional en sus tres sedes, son parte de las fortalezas y principales atributos con que cuenta la carrera de Nutrición y Dietética de UDLA.

Uno de los sellos importantes que encontrará el interesado en postular a nuestra carrera tiene que ver con la realización de prácticas integradas en laboratorios, aulas y talleres. También es relevante el hecho de que los estudiantes pueden actuar en diferentes campos clínicos”, explica Marcelo Cádiz, Director de la Carrera de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas.

Las restricciones de movilidad y el confinamiento a raíz de la emergencia sanitaria que vive nuestro país, hicieron relevar aún más la enseñanza realizada en los Centros de Simulación Clínica con los que cuenta UDLA. Estos espacios, permitieron que los estudiantes siguieran su formación académica sin problemas debido a los altos estándares tecnológicos  que estos poseen.

“La Simulación es una metodología de enseñanza y en Nutrición y Dietética se vive esta realidad de manera cotidiana. La Simulación permite realizar una enseñanza y aprendizaje controlados por parte de los académicos y de los alumnos, en una mancomunión que luego da sus frutos cuando se pasa a la práctica real en el mundo laboral. Para realizar una buena simulación es necesario tener equipos de alta fidelidad y tecnología y en la UDLA los tenemos”, sostiene Cádiz.

Otro elemento destacado de esta carrera son las actividades integradas a través del Programa de Intervención Comunitaria que los alumnos realizan desde primer año. Esto, se suma con la posibilidad ser parte de los Centros de Atención Nutricional en Viña del Mar, Santiago y Concepción, instancia que permite tener una interacción y cercanía con la comunidad.

Estudiante UDLA: “Destaco la buena disposición que tienen con los alumnos en todo momento”

También  es destacable que la carrera cuenta con un plan de estudios actualizado y que permite responder a las necesidades que el país tiene en temas tan apremiantes y sensibles como ayudar a disminuir las tasas de obesidad en la población o colaborar a una mejor alimentación.

Tras cuatro años de estudios en el Campus La Florida, Alexandra Jiménez, alumna de la carrera, sostiene que desde que entró a estudiar Nutrición y Dietética “noté un trato diferente de parte de todos quienes integran UDLA. Aquí existe una buena onda y una empatía generalizada que se contagia. Destaco la buena labor que realizan las autoridades de la carrera, también la buena preparación de los profesores y la buena disposición que tienen con los alumnos en todo momento. Esta es una carrera muy completa y tiene opciones de trabajo muy amplias”.

La estudiante también valora el trabajo comunitario que realizan, porque tiene que ver “con el cuidado y la prevención que se debe tener con el otro”. Tener este tipo de experiencias durante su año académico, la llevó incluso a ser voluntaria en la Fundación Las Rosas, donde aplica sus conocimientos en la nutrición de personas de la tercera edad.

Recomiendo a los jóvenes que quieren postular a esta carrera a que estudien la amplitud de la malla curricular que tenemos y el amplio campo laboral que existe para desarrollarse profesionalmente. Además, el Campus La Florida es precioso y muy amigable”, apuntó.

 

Comparte: