Logo

Efectos de diferentes protocolos de fortalecimiento de las extremidades inferiores sobre la actividad muscular, la fuerza y la potencia en sujetos sedentarios y físicamente inactivos: Una revisión sistemática”, fue la ponencia que el académico de la Escuela de Kinesiología de Sede Viña del Mar, Maximiliano Torres, presentó en una jornada internacional organizada por la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, España, en conjunto con la Red Iberoamericana de Conocimiento Pleokinetic.

El evento, denominado “Últimos avances en Dinamometría Electromecánica Funcional: control de la carga, gasto energético, fatiga y biomarcadores de actividad física y su aplicación al deporte”, reunió a investigadores chilenos y españoles para abordar avances en el estudio de la fuerza muscular y su relación con la salud y rendimiento deportivo, con el propósito de conocer nuevos mejoras para el entrenamiento, control y evaluación de la fuerza muscular y su influencia sobre diferentes biomarcadores de actividad física.

Entre las temáticas que se expusieron en la jornada destacaron el entrenamiento de la fuerza con dinamometría electromecánica funcional enfocada al rendimiento deportivo, el ejercicio físico y su repercusión en diferentes biomarcadores de actividad física, además del uso de tecnología aplicada al entrenamiento deportivo.

La exposición presentada por el académico de UDLA se centró en uno de los estudios que está liderando en el marco del Doctorado en Biomedicina que cursa en la Universidad de Granada, y que consiste en una revisión sistemática de la literatura disponible en bases de datos de Ciencias del Deporte sobre los efectos del entrenamiento de fuerza sobre variables de rendimiento muscular, como la actividad muscular, la fuerza y la potencia de extremidades inferiores, aspectos fundamentales para la independencia funcional de personas mayores o para prevenir patologías en sujetos sedentarios.

“Encontramos que hay bastante información en esta materia, pero escasa y/o poca claridad respecto de la población bajo análisis y su nivel de actividad física. Los estudios, en general, hablan de sujetos no entrenados, sin detallar si son sedentarios o físicamente inactivos. Estos trabajos habitualmente los agrupan como si fueran lo mismo y eso genera posibilidad de que los resultados encontrados con un tipo de entrenamiento no sean necesariamente aplicables a todas las personas”, comentó Torres.

El kinesiólogo, agregó que “los resultados que presentamos fueron bastante conversados con los participantes de la jornada, pues el que haya muy poca evidencia respecto a lo que sucede con la actividad muscular cuando se aplica entrenamiento de fuerza en las extremidades inferiores en la población sedentaria, abre la puerta a futuras investigaciones, una línea de trabajo que es muy interesante”.

Finalmente, destacó que “es relevante que como universidad estemos constantemente conversando de esos temas de investigación, sobre todo relacionándonos con una universidad que está posicionada número 23 en el mundo y primera en España en el ranking global de escuelas y departamentos de Ciencias del Deporte, como la Universidad de Granada. Compartir con investigadores de ese nivel es una oportunidad muy valorable”.

Comparte: