Logo

Después de más un año y medio de receso de las actividades presenciales como medida preventiva por la pandemia de Covid-19, la carrera de Enfermería de Sede Viña del Mar retomó uno de los tradicionales hitos del proceso formativo de sus estudiantes, organizando la primera ceremonia de investidura para 72 alumnos de tercer año.

Daniela Velásquez, Directora Académica del Campus Los Castaños, junto a Claudia Narváez, Directora de Carrera de Enfermería; María Inés Peña, Coordinadora de Campos Clínicos, y al equipo académico del área, encabezaron la ceremonia en la que los estudiantes vistieron por primera vez el uniforme de Enfermería y recibieron una vela y una piocha de una lámpara, que simboliza la claridad, el conocimiento y la iluminación para el cuidado de los enfermos. Además, realizaron un juramento a través de cual ratifican su compromiso por ejercer con dignidad y respeto sus labores, promoviendo el cuidado de las personas en todas las etapas de la vida y con gran foco en el trato humanizado.

La instancia fue vivida con gran emotividad por los alumnos, quienes ahora iniciarán sus procesos de prácticas integrales y profesionales, donde pondrán al servicio de los pacientes los conocimientos aprendidos en estos años de formación profesional.

“La ceremonia fue muy linda y emotiva. Dimos un sólido paso hacia nuestro futuro como enfermeros de UDLA y ha sido un día tan esperado, porque por primera vez vestimos nuestro uniforme, que representa entrega, servicio y todos los conocimientos adquiridos en estos tres años de estudio. No ha sido fácil llegar a esta instancia, hemos enfrentado grandes desafíos, adaptarnos a una pandemia inesperada, que llegó a cambiar el aprendizaje en el aula presencial. Pero, en conjunto con nuestros docentes, hemos entregado lo mejor para llegar a nuestra meta”, expresó la estudiante Caterin Morales, quien agradeció el apoyo que han recibido de sus familias en todo este proceso.

Para la estudiante Sharion Vásquez, “esta ceremonia era sumamente importante, pues sentimos que es parte del proceso que tenemos que vivir para convertirnos en profesionales. Por las circunstancias, se dio en la mitad de la carrera, pero es un gran espaldarazo y un vamos que se puede para todos los estudiantes”.

Daniela Velásquez, destacó que “esta es la primera actividad extracadémica que se realiza en la Sede, manteniendo todas las medidas y protocolos asociados a la presencialidad. Tiene una tremenda importancia pues son hitos que viven las carreras, en este caso Enfermería, donde se ponen por primera vez el uniforme para iniciar sus prácticas, que también tienen una tremenda relevancia en el proceso formativo, pues van a poder interactuar con usuarios, personas y pacientes, aplicando los conocimientos adquiridos hasta la fecha”.

Por su parte, Claudia Narváez, dijo que “para nuestra disciplina, la ceremonia de investidura se ha transformado en un hito relevante del proceso formativo y de la experiencia de vida universitaria, donde no solo se trata de vestir el uniforme, sino que investirse del rol profesional, de adoptar su filosofía como una forma de vida, cuidar, contener, apoyar, confiar, responder y ser responsables con nosotros mismos y todas las personas”. Por ello, invitó a los estudiantes a “mirar hacia atrás y sentirse orgullosos de lo que han alcanzado, pero, sobre todo, a mirar hacia adelante y tomar decisiones que guíen su actuar y los lleve a alcanzar sus metas”.

Galería de Imágenes

Comparte: