Logo

Galería Barco fue el lugar elegido por el Director de la Carrera de Arquitectura, Rodrigo Valenzuela, para presenta su proyecto de investigación “One Obstruction”. La iniciativa, que contó con el apoyo del Núcleo Lenguaje y Creación de la UDLA, tiene como objetivo explorar la complejidad de la arquitectura desde el lenguaje audiovisual.

Para eso, Valenzuela, convocó a ocho creadores, entre ellos artistas visuales, fotógrafos, documentalistas y cineastas, y los invitó a plasmar en registros una casa, diseñada por él, planteándoles una sola condición o limitación: que no fuera el registro típico.

Entre 2017 y 2020 el grupo documentó la casa en sus diferentes etapas: construcción, mudanza y posterior uso durante las cuarentenas. A través de las miradas de Bruno Salas, Sebastián Mejía, Diego Grass, Macarena Álvarez y Luis Ignacio Correa, la casa BC se convirtió en un campo de experimentación y observación de los usos, los programas, los mobiliarios, las personas, los objetos, el paso del tiempo, el cambio y todo aquello que está inexorablemente relacionado con la arquitectura.

Sobre la casa, el proyecto planteó que “se podría definir como un galpón metálico que en su interior tiene algunos recintos cerrados —volúmenes— y espacios indeterminados entre estos recintos. No existe un recinto predeterminado para la sala de estar familiar, el dormitorio principal o para dormitorio de servicio; tampoco hay para oficina o sala de juego para los niños”

En esa línea, agrega que “los usuarios actúan como ‘ejecutores’ que ‘interpretarán’ los diferentes espacios, modificándolos de acuerdo a sus múltiples necesidades específicas. En otras palabras, los habitantes tendrán una participación activa en la constante redefinición de la arquitectura, liberada de la rigidez de los programas domésticos, por medio de una ambigüedad productiva”.

Sobre su proyecto de investigación, el Director de la Carrera de Arquitectura, afirmó que “si la arquitectura siempre se ha enfocado en los aspectos construidos, la idea de “One Obstruction” fue enfocarse en el tiempo y la vida que transcurre en esos lugares. Este paso de lo construido a lo vivido, es una manera longeva de aproximarnos a la obra que pone énfasis no en el momento de la construcción y su ejecución material sino en todo aquello que viene después. Esos registros, el lenguaje de esos medios, es aquello que explora la exhibición”.

 

Comparte: