Logo

La Facultad de Salud y Ciencias Sociales invitó a estudiantes, egresados y profesionales del área a participar del simposio “Innovación en Simulación en Salud”, instancia que abordó estrategias e innovaciones que promueven la formación y trabajo interdisciplinario a través de la simulación en las carreras del área de la Salud, incluyendo desde las actividades de carácter virtualhasta las presenciales.

La iniciativa, que contó con expositores nacionales e internacionales, fue inaugurada por el Decano de la Facultad, Osvaldo Artaza, y la Directora Nacional de Simulación de UDLA, Blanca Águila, quienes presentaron la ponencia de Thomaz Bittencourt, médico del Centro de Simulación Realista del Hospital Israelita Albert Einstein.

Durante su presentación, el profesional ahondó en la relevancia de la educación interpersonal (IPE), de la cual apuntó que “ocurre cuando los estudiantes o profesionales de dos o más profesiones se conocen unos a otros y entre sí, para posibilitar una colaboración efectiva. La educación interpersonal es un abordar necesario para preparar al personal de salud para la práctica colaborativa”.

Vinculando este tema con la simulación, Bittencourt explicó que “se debe realizar Sim-IPE basándose en un marco teórico conceptual, utilizar las mejores prácticas en el diseño y desarrollo, reconocer las barreras y abordarlas durante el entrenamiento y diseñar un plan de avaluación apropiado. Todos estos elementos son importantes para poder desarrollar un entrenamiento simulado interprofesional”.

Otra de las expositoras del simposio fue Soledad Armijo, Directora del Núcleo de Simulación Interdisciplinar de la Universidad del Desarrollo, quien explicó en profundidad el término simulación: “Es una técnica que crea una situación o ambiente para permitir que las personas experimenten una representación de un evento real con el propósito de practicar, aprender, evaluar, probar o ganar compresión de sistemas o acciones humanas”.

Durante la presentación, Armijo también enfrentó el tema del ruido y la señal clínica. Sobre eso, afirmó que “cuando parte el trabajo de simulación, en las zonas iniciales, los estudiantes trabajan aislados del ruido, sin distracciones, concentrando su energía en aprender conceptos básicos. Cuando avanzan, están inmersos en el contexto clínico real, con ruido o elementos que generan distracciones que los empuja hacia el error y los hace visualizar cuál es su desempeño más genuino y cercano a la realidad”.

En esa misma línea, siguió con la interacción y el debriefing, sobre lo cual manifestó que “los dispositivos y la simulación remota nos permite acelerar algunos elementos del desarrollo de la memoria cognitiva y entregar algunos feedback concretos. Esto nos ha permitido que sea más eficiente, porque antes, los estudiantes ya han tenido un ejercicio cognitivo de apropiación en sus casas a través de sus celulares, computadores, etc”.

Comparte: