Logo

La Escuela de Educación Diferencial convocó a estudiantes, profesionales, egresados y familias a participar del ciclo “Trastorno del Espectro Autista y trabajo en el aula”, donde se abordaron diferentes aristas sobre la labor que cumplen las educadoras en las diferentes escuelas de nuestro país.

La Directora de la Escuela de Educación Diferencial, Cecilia Peñafiel, fue la encarga de presentar a la expositora central, Claudia Muñoz, profesora de Educación Diferencial de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, especialista en discapacidad intelectual y comunicación aumentativa y alternativa.

La invitada comenzó la jornada definiendo el Trastorno del Espectro Autista como “la dificultad persistente en el desarrollo del proceso de socialización (interacción y comunicación social), junto con un patrón restringido de conductas e intereses, dentro de lo cual se incluyen restricciones sensoriales”.

En esa línea, Muñoz junto a los asistentes, trabajaron en cuatro áreas: sociabilización, flexibilidad, comunicación y procesamiento sensorial. “Las personas con TEA tienen al menos una disminución en alguna de estas cuatro áreas. Puede que en algunas tengas más o menos, pero sí se presenta dificultad. Cada persona es un mundo y tiene estas características. Por lo mismo no podemos pensar que la misma actividad nos va a servir para todos”, explicó.

Sobre la socialización, por ejemplo, afirmó que “las personas con TEA no pueden leer las expresiones y sutilezas que nosotros entendemos, por eso tenemos que poner tanto énfasis en nuestro rostro cuando hablamos con ellos. A veces son muy selectivos a quienes les responden e incluso pueden no responder a su nombre. A ellos les cuesta mucho comprender, por eso se debe trabajar mucho el desarrollo emocional”.

Al momento de hablar sobre los profesionales que apoyan a personas que presentan TEA, la profesora de Educación Diferencial nombró una serie de características: “El profesional debe sentirse atraído por la diferencia, tener una gran imaginación, ser capaz de dar sin esperar nada a cambio, aceptar que cada nuevo progreso trae un nuevo programa, estar dispuesto a trabajar en equipo, ser humilde, ente otras cosas”.

La relación con la familia también fue uno de los temas tratados durante la jornada. En ese sentido, Muñoz explicó que “es una parte fundamental de nuestro equipo y por lo mismo siempre decimos que la familia y la escuela es una alianza poderosa. Ellos nos entregan a sus hijos, confían en nuestro trabajo. Tenemos que tener respeto a sus procesos, una comunicación efectiva y una escucha activa con ellos (…) En estos tiempos de pandemia, no tenemos la sala de clases, por lo que la familia se transforma en nuestros compañeros”.

Comparte: