Logo

La Facultad de Derecho, junto a la Escuela de Administración Pública, invitó a la comunidad estudiantil a participar del conversatorio “¿Un nuevo Estado para el Chile del siglo XXI?”, el cual se creó con el objetivo de ser un espacio en donde se visualicen los desafíos que tiene el Estado a fin de asegurar y propiciar en nuestra sociedad, elementos como la igualdad de género, el fin de la violencia de género y una educación entorno a esta materia, así como dotar a las instituciones de una orientación que incorpore esta perspectiva en su funcionamiento.

En esta edición, Carolina Muñoz, coordinadora de Formación de Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile y Consultora División de Asuntos de Género de la CEPAL, y Javiera Arce, secretaria ejecutiva de la Unidad de Igualdad y Diversidad de la Universidad de Valparaíso, analizaron las demandas y los desafíos sociales desde la equidad de género.

Muñoz comenzó su charla explicando los desafíos para la formación en Administración Pública, donde abordó las demandas en este contexto, la desigualdad social, las perspectivas feministas en la disciplina y la formación de cara a un nuevo Estado y sociedad.

“Disciplinarmente, el ámbito, no solo de la formación en administración pública sino también de la teoría, ha sido reticente a la incorporación de las perspectivas feministas; las cuales han estado en un lado más relegado y no en el centro de la formación. Las académicas feministas, en diversas universidades, han criticado los sesgos androgénicos en sus campos disciplinares”, explicó.

En esta línea, la profesional agregó que “las perspectivas feministas aportan una mirada crítica a la administración pública que no siempre genera una buena recepción en los otros. Las académicas sostienen que el género es una categoría de análisis de crucial utilidad, un lente que permite ver cosas importantes que de otra manera estarían invisibilizadas”.

Por su parte, Javiera Arce afirmó que “las instituciones requieren cambiar y comenzar a incorporar las diferencias, que ya fueron pensadas con una visión androcéntrica. Esta visión ha provocado fallas en las políticas públicas ya que asumen un supuesto ciudadano que no es tal”.

Sobre esto último, la expositora agregó que “uno de los desafíos que aún existe, es superar la imagen de mujer blanca, joven profesional, heterosexual. Existe la tentación de los gobiernos de asumir solo este tipo de mujer y dejar fuera al resto. Las mujeres somos un grupo social diverso, y como tal, debemos ser incorporadas en nuestras diferencias”.

Para cerrar, Arce afirmó que “las mujeres políticas, las activistas, técnicas y académicas, requieren de una coordinación para poder continuar avanzando en la transformación de la sociedad y de las instituciones”.

Comparte: