Logo

Académicos de la Escuela de Educación Parvularia e integrantes del Grupo de Investigación Interdisciplinario en Educación para la Primera Infancia (GIEPI), participaron en la propuesta de Niñez y Adolescencia, que formarán parte de la Agenda Niñez 2022-2026.

Esta agenda surge como iniciativa de la Red de Universidades por la Infancia (RUPI) y la “Cátedra UNESCO: Niñez, Juventud, Educación y Sociedad”, los cuales hicieron un llamado al mundo académico y/o científico de las áreas de las Ciencias Sociales, de la Educación, Jurídicas, de la Salud, entre otras, con el objetivo de avanzar en políticas públicas que mejoren las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes; disminuyan las brechas y desigualdades, y eliminen todas las formas de violencias, por mencionar algunas

Ingrid Boerr, Andrea Figueroa, Francisco Garate y Consuelo Rebolledo lideraron la propuesta denominada “Sistema de participación e incidencia”. La esencia de la iniciativa se basa en el marco de la construcción de ciudadanías democráticas y participativas, las cuales deben fomentar instancias y metodologías en las que niños y niñas hablen por sí mismos y sus voces sean escuchadas, reconocidas e incorporadas en las decisiones y acciones políticas.

Es imperativo considerar un sistema de participación e incidencia que además de dar respuesta a las demandas propias de las infancias, avance en el establecimiento del derecho, y se reproduzca en espacios como los educativos, generando mecanismos de participación y sistematización articulada entre diversos sistemas públicos y privados”, explican.

Para la Directora del Grupo y de la Escuela de Educación Parvularia, Andrea Figueroa, “la posibilidad de participar en esta instancia junto a la Red de Universidades por la Infancia (RUPI) demuestra nuestro compromiso con las infancias y la visibilización de estas en el proceso de discusión constitucional que hoy se inicia y que ha sido recalcado enfáticamente por su presidenta Elisa Loncón”.

Por su parte, la académica Consuelo Rebolledo indicó que “la mirada del país y del mundo debe avanzar hacia la consideración máxima de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos. Desde esta concepción resulta fundamental pensar en una forma de apertura de participación para ellos, y nos pareció que el proceso constituyente de Chile se presenta como una gran oportunidad, no solo por la forma en que niños, niñas y adolescentes puedan ser considerados de manera vinculante en la discusión constitucional, sino también como garantizamos que la nueva carta magna los considere con espacios de participación vinculantes de manera permanente en materias que sean de su interés e incumbencia”.

En tanto Francisco Gárate, señaló que es sumamente relevante “poner al centro la voz de los niños, niñas y adolescentes y dejar de construir desde un pasamiento adultocéntrico de la sociedad. En este sentido, los niños, niñas y jóvenes son el motor de transformación que nuestra sociedad y requiere desde la opinión, desarrollo, investigación e innovación su participación activa y real”.

Las propuestas que participaron de esta convocatoria serán compiladas en un documento que será dado a conocer en los próximos meses y en el cual académicos e investigadores de las principales universidades del país, centros de investigación, e incluso chilenos desde universidades extranjeras, realizaron sus aportes en temas de supervivencia, desarrollo, protección y participación.

Comparte: