Logo

Debido a la pandemia por COVID-19, gran cantidad de empresas han tenido que desarrollar estrategias de contención y motivación para sus equipos de trabajo para cumplir los objetivos. Ante este escenario, la Dirección de Egresados, Empleabilidad y Postgrados, invitó a exestudiantes de nuestra casa de estudios y empleadores a nivel nacional a conversar sobre la relevancia de trabajar las habilidades duras y blandas en un equipo.

Guiados por Hernán Bezamat, director y socio de O4 Outplacement y Paula Pérez, subdirectora de Operación social de Fundación Hogar de Cristo, los asistentes conocieron estrategias y tips para desarrollar un liderazgo óptimo y lograr un trabajo en equipo exitoso.

Para entender el contexto, las habilidades blandas se identifican con la puesta en práctica integrada de aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores adquiridos, mientras que las habilidades duras con el conocimiento académico curricular obtenido durante el proceso formativo profesional.

“Las habilidades blandas son las más duras de todas. Porque las dura uno las puede cultivar en la universidad, pero las blandas no se aprenden ahí. En un proceso de reinserción laboral pueden existir muchos buenos candidatos en temas de ventas, por ejemplo, pero no todos, van a tener las habilidades blandas de la creatividad, trabajar en equipo o de empatía. El comité que elije pone en segundo plano las habilidades duras y uno comienza a discutir cómo se va a integrar esa persona al grupo”, explicó Bezamat.

 

La flexibilidad, más en este escenario de pandemia, es fundamental a la hora de enfrentar el trabajo: “Las personas ven cuán flexible o adaptable a esta nueva realidad es el candidato que están entrevistando. Ahí toma una relevancia importante esta temática. No tengo dudas que en un futuro cercano las habilidades blandas van a prevalecer ante las otras”.

Con respecto a la gestión de personas, Bezamat explicó que “es fundamental, porque en todas las empresas el trabajo que realiza el área de Recursos Humanos está muy marcada. La gestión será más relevante que pensar a cuánto está el cobre, por ejemplo. El saber ser líder y tener efectivamente estas habilidades blandas será crucial.”

Por su parte, Paula Pérez afirmó que “lo que tiene que hacer el equipo de Recursos Humanos es comprender la realidad uno a uno de sus trabajadores. Hay situaciones muy complejas, por ejemplo, donde estar en la casa no es grato o en cambio, el teletrabajo ha sido un regalo porque se está en un espacio tranquilo, puede participar de otras actividades, etc.”.

Hay que aprender a mirar la diversidad de personas que tenemos en nuestros equipos. Para algunos ha sido más fácil y eso también va ligado a las habilidades blandas como por ejemplo personas más flexibles, con mayor seguridad o dispuestos a aprender”, agregó.

Comparte: