Logo

Con la participación de estudiantes, dirigentes sociales, académicos y vecinos de distintos territorios, se realizó el seminario virtual “Bienestar de las comunidades: la potencia de las redes comunitarias para el cuidado de la vida”, organizado por el Programa de Intervención Comunitaria de la UDLA y que se transmitió en directo vía Facebook Live.

De acuerdo a la Directora del Programa de Intervención Comunitaria, María Isabel De Ferrari, “esta iniciativa nos permita seguir en vínculo con los barrios, brindado un espacio de diálogo entre la comunidad universitaria y los territorios, para la reflexión acerca de la importancia de las redes en diversas temáticas que aquejan a los territorios e interpelan a las diferentes disciplinas que conforman el Programa. Este espacio invita a un diálogo participativo, desde una perspectiva de ecología de saberes, co-construcción del conocimiento, aprendizaje situado y ética de la alteridad, dimensiones desde las que se sitúa la línea curricular del Programa”.

En la ocasión, los asistentes se reunieron en torno a distintas mesas temáticas: conflictos socio-ambientales y articulaciones en los territorios; desigualdad de género en la crisis del trabajo de cuidados; efectos de la crisis en la salud integral de las comunidades y vivienda, habitabilidad y espacialidad. En cada una de ellas se reflexionó y compartió opiniones que fueron presentadas en un plenario al final de la actividad.

Por su parte, al final de la jornada el Decano de la Facultad de Salud y Ciencias Sociales, Osvaldo Artaza, felicitó al equipo “sobre todo por el ánimo propositivo de esta instancia, la capacidad de ver, escuchar, percibir y traducir en propuestas. Me quedo con una reflexión: no sólo lo importante es tener una mirada crítica de la realidad, sino que también traducir esta desafectación, frustración, decepción y convertirla en energía de transformación. El ser humano se moviliza y es capaz de salir de su sitio de confort justamente porque la inconformidad es capaz de moverlo”, sentenció.

La actividad contó también con la participación de la historiadora e investigadora de la Fundación Sol, Andrea Sato, quien reflexionó sobre la necesidad de reconocer y visibilizar las labores de cuidado y particularmente de cuidadoras y cuidadores; que son determinantes para posibilitar que el sistema y las comunidades puedan funcionar.  

Comparte: