Logo

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Enfermera, se realizó la actividad “Miradas de la enfermería en la pandemia”, donde se relevó y reflexionó respecto del rol del profesional enfermero durante este período de enfrentamiento del COVID-19.

Las palabras de inicio estuvieron a cargo del Decano de la Facultad de Salud y Ciencias Sociales, Osvaldo Artaza, quien invitó a los estudiantes a reflexionar “sobre la necesidad que existe, que, quienes cuidan a las personas estén preocupados también de co-cuidarse. Es muy difícil cuidar a otro si no nos cuidamos a nosotros mismos. Ahí hay un campo lleno de desafíos. Los espacios laborales deben ser propicios para el desarrollo de los profesionales, deben ser lugares dignos, seguros y saludables”.

La charla central estuvo a cargo de Marcela Fredes, enfermera de jefa de CR UPC pediátrico neonatal del Hospital Luis Calvo Mackenna, quien compartió con los asistentes sus inicios laborales, el rol que cumplen las enfermeras en el día a día en el recinto hospitalario y la relación con los padres de los pacientes, entre otras cosas.

En su primera intervención, Fredes apuntó que “estar en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) es lo menos confortable que hay. Uno se está reinventando y solucionando diariamente, pero a pesar de eso, siempre he sentido que quedan cosas por hacer y mejorar. Dentro de ese escenario, el trabajo de enfermería es un poco invisible, todo lo que hacemos no lo podemos registrar: tomar una mano, rezar en la noche con un paciente, acompañar a una mamá”.

En esa línea, la enfermera comentó la importancia de que los profesionales sepan que “cada niño que ingresa a la UCI trae una historia de vida única. Sus padres pasan una situación de crisis donde la mayor angustia es perder a su hijo o hija en un contexto crítico. Por lo mismo, siempre invito a los enfermeros a volver a la esencia del cuidado, a preocuparse por los detalles, por la persona a quien enfrentan”.

Las iniciativas amigables que ha liderado su equipo también fueron parte de la conversación. “Nos facilitan mucho la relación con las personas. Por una parte, está la información con los padres, debemos ser capaces entregar detalles sobre el diagnóstico, el seguimiento e información sobre los cuidados. En ese sentido, tenemos también los trípticos de visitas y una guía informativa para padres donde les explicamos los horarios, lo que pueden o no ingresar a la unidad, los horarios, la carta de derechos y deberes, cómo lavarse las manos, etc”, explicó.

Para los pacientes y familia en general, la Unidad creó iniciativas amigables “como la sala de padres del hospital, manejo de duelo, manejo del dolor como V signo vital o musicoterapia cada 15 días. También está nuestro jardín interior, la visita de los abuelitos los días domingos y un apoyo psicosocial”.

Tras la presentación de Fredes, la Escuela de Enfermería invitó a dos egresados para que dieran su testimonio: Elba Álvarez, enfermera del CECOF de Chonchi y Felipe Núñez, enfermero del Hospital Sótero del Río.

Comparte: