Logo

Desde los 13 años, Rocío Soto sabía que el fútbol sería parte importante de su vida. Tras dar sus primeros pasos en Colo Colo y tener una experiencia en el Zaragoza de España, la deportista de 27 años está en su mejor momento: es titular en Santiago Morning, y una de las futbolistas con más participaciones en la Selección Chilena.

De la mano de su carrera deportiva, Soto ha cultivado sus estudios los cuales históricamente han estado relacionados con UDLA y el área de la salud. Antes de viajar a España cursó la carrera de Técnico en Enfermería y en estos momentos es parte de la generación de alumnos de primer año de la Escuela de Nutrición y Dietética.

¿Cómo nace la idea de estudiar Nutrición y Dietética?

Desde que comencé a jugar siempre me ha gustado el tema de la nutrición y todo lo relacionado a la salud. Me gusta leer y tras volver de España, decidí retomar mis estudios y elegí esta carrera porque en el fútbol siempre nos piden avanzar y estar lo más cercano a la elite, y en ese contexto la nutrición puede marcar una diferencia importante. Si bien siempre recojo de manera muy positiva lo que me pide el cuerpo técnico y la nutricionista, siempre había querido entender por qué me estaban pidiendo eso. No quiero hacer las cosas solo por cumplir.

¿Cómo logras equilibrar tu carrera de alto rendimiento con los estudios?

Con Santiago Morning entrenamos en las mañanas, por eso mi opción siempre fue buscar algo donde poder estudiar de forma vespertina. La verdad es que sí, se hace muy pesado conjugar las cosas. Me levanto muy temprano, entreno de 9 a 12, llego a mi casa y tipo 14:00 ya estoy preparando las cosas para la Universidad. Hago trabajos, leo e investigado para así no entrar tan desconectada a la clase que me toca ese día. Gracias a Dios tomé la decisión de volver a estudiar porque me permite cambiar el chip; salgo del entrenamiento y mi día no es todo el día fútbol.

Actualmente estás con la beca deportiva de UDLA. ¿Cómo valoras esta ayuda de parte de la Universidad?

Es muy buena y es un tremendo paso que da la Universidad, porque confirma que se pone en los zapatos de los deportistas en el día a día. Nosotros tenemos la presión constante de no solo estar al 100 por ciento en cada entrenamiento y campeonato, sino que también tenemos que estar al 100 por ciento en los estudios. Encuentro que es muy positivo que se entreguen estas becas a los deportistas de alto rendimiento porque la realidad es que en Chile no nos hacemos millonarios con nuestros trabajos, por lo que la ayuda que entrega UDLA nos aliviana mucho la carga.

Hace algunas semanas jugaron Copa Libertadores, donde cayeron ante Corinthians en los cuartos de final. ¿Con qué sensación quedaste después de tu participación?

Era mi primera competencia internacional con Santiago Morning y la verdad, considero que a pesar de que uno siempre tiene las expectativas más altas, la experiencia fue buena y bastante positiva. Si bien no se dio, este año tenemos una revancha y lo mejor es que será en Chile. El equipo estará trabajando para eso, tenemos que sacar lo mejor de la Copa y trabajar lo que no nos funcionó.

¿Cómo crees que ha crecido el fútbol femenino en los últimos años?

El avance que ha tenido es gigante. Si bien estos dos últimos años ha sido complicado por el tema del COVID-19, tenemos que agradecer que los entrenamientos y los partidos de fútbol femeninos se hayan retomado, porque eso nos permite seguir avanzando. Que se vaya a jugar en unos días más el repechaje para los Juegos Olímpicos también es muy positivo. Ojalá se pueda conseguir la clasificación, hacer historia y demostrar que el fútbol femenino de Chile también puede obtener cosas grandes. A nivel sudamericano, y se pudo ver en la reciente edición de la copa, no estamos mal catalogados, los países nos están mirando y por lo mismo varios equipos han logrado cerrar e incorporar a refuerzos extranjeros. Eso habla muy bien del torneo que tenemos.

Comparte: