Logo

Profesor y licenciado en Filología Inglesa, Diplomado en Magisterio en Lengua Extranjera por la Universidad de Zaragoza y nominado como uno de los 50 mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize (2015). Esas son algunas de las distinciones de César Bona, profesional invitado por la Facultad de Educación para inaugurar las Actividades Académicas de este 2021 la cual tuvo la participación de 434 personas.

La encargada de dar el inicio al Seminario Prácticas Pedagógicas «El futuro en la educación comienza hoy», fue la Decana Ana Henríquez, quien comentó que “la Facultad de Educación ha programado para el 2021 el desarrollo de un seminario permanente durante todo el año, dedicado al diálogo, a la reflexión y la presentación de hallazgos vinculados a la práctica pedagógica, y en este contexto definimos inaugurar nuestras actividades académicas con la charla del destacado profesor César Bona”.

El profesor comenzó haciendo un análisis del escenario mundial en el cual se encuentra la educación a raíz de la pandemia que estamos atravesando: “Los dos verbos que más se han escuchado durante estos meses han sido evaluar y examinar (…) Pero la verdad es que hay una pregunta que debe pesar más que las anteriores: ¿Qué has aprendido?. El verbo aprender es muy importante y tenemos que recuperarlo. Esta pandemia ha tambaleado las estructuras a las que estábamos acostumbrados”.

Sobre la relación con los niños y niñas, más en esta época, el expositor comentó que el trabajo de escuchar es fundamental. “Tienen cosas muy importantes que decir y jamás las conoceremos si no nos damos la oportunidad de escucharlas. Sócrates ya les decía a sus pupilos: habla para que yo te conozca. Qué mejor que conocer a las personas que nosotros pretendemos educar”.

En esa misma línea, Bona compartió con los asistentes la metáfora sobre las “gafas didácticas”: “Como docentes solemos ver todo con nuestras gafas, quizás algún día vas por la calle y ves tirada una caja de huevos y piensas cómo se les ocurre tirar eso que sirve para jugar con los niños. Siempre vemos todo desde el punto pedagógico (…) Pero algunas veces, nos ponemos esas gafas, nos enfocamos en lo que queremos ver y todo lo de alrededor, que tiene matices tan ricos, queda fuera”.

La resistencia al cambio al interior del aula también fue uno de los temas tratados en la jornada. Ante eso, el profesor sostuvo una de las preguntas que se tienen que hacer los profesionales “es por qué nos empeñamos en perpetuar un sistema que no tiene los mejores resultados. Ahí nace la resistencia al cambio, algo inherente al ser humano. Esa resistencia pasa por no ver la necesidad del cambio en sí mismo, consideras que todo está bien en los resultados. También puede ser porque los profesores tengan miedo a lo desconocido y a perder el dominio de la situación (…) nosotros tenemos que estar atentos a cualquier mejora que podamos hacer para así ofrecerles un mejor servicio a los estudiantes”.

Para finalizar, Bona explicó qué significa para él ser profesor: “Un maestro marca vidas. Alguna vez un docente en Madrid me dijo la siguiente frase: Sé el maestro que querrías para tus hijos. Me pareció la frase más definitoria que he oído sobre nuestra profesión. No basta que solo te gusten los niños; es un privilegio y una gran responsabilidad. Nosotros tenemos que dar nuestra mejor versión y disfrutar lo que estamos haciendo”.

Comparte: