Logo

“Avances y desafíos de las mujeres en ciencias e investigación” fue el nombre elegido por la Facultad de Medicina Veterinaria y Agronomía para conmemorar de forma online el Día de la Mujer con estudiantes, egresadas y académicas de todas sus carreras.

Con el objetivo de analizar las problemáticas de género que enfrenta nuestro país y nuestras propias comunidades universitarias, la Decana de la Facultad, Lorena Jofré, dio la bienvenida afirmando que durante el conversatorio “no solo se van a exponer experiencias profesionales de las académicas, sino que también aquellas más personales que han tenido que vivir debido a que están complementando su desarrollo laboral de investigación con el familiar”.

A su vez, compartió con los asistentes datos entregados por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) con respecto a la participación femenina en el área: “Hay un avance importante desde el 2017. Hay una Política Institucional para la equidad de género y eso ha permitido que se muestren las cifras para así ir viendo de qué manera se puede ir avanzando no solo en las publicaciones, sino que haciendo un análisis desde el desarrollo de carrera del pregrado”.

Con respecto a las estadísticas, Jofré afirmó que “uno de los primeros datos que salen a la luz cuando hablamos de inequidad de género, es el desarrollo en pregrado. Si bien ha aumentado la participación femenina, llegando incluso a un 53 por ciento, uno al mirar las áreas de desarrollo profesional,se da cuenta de datos interesantes: en ciencias hay solo un 22,6 por ciento que son mujeres, mientras que en ingeniería, industria y construcción baja a 17 por ciento”.

La inequidad de género en voz de académicas

Pilar Ulloa, es ingeniera agrónoma, Doctora en Ciencias de Recursos Naturales de la Universidad de la Frontera y Directora de la Escuela de Agronomía de nuestra institución. Durante el conversatorio hizo un repaso de su vida profesional y familiar, llegando a la conclusión que “una de las grandes brechas se da en el ingreso al doctorado, si uno quiere comenzar, ojalá en el pregrado introducirse de inmediato en la academia. En el tema de la adjudicación de becas y de proyectos también se genera un temor. Es complejo lidiar con ser mujer, mamá, dueña de casa y además investigadora, porque uno siempre quiere más. He aprendido a sobrellevar este ritmo tan dinámico, tomar estos desafíos de buena forma y aprender a no tener el control de todas las cosas”.

Luego fue el turno de Yanina Poblete, bióloga, Doctora en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Chile e investigadora de UDLA, quien ahondó en los aspectos que se dejen erradicar y cómo manejó su maternidad en medio de sus labores como profesional.

“Uno se encuentra con temas de brechas de género y es lamentable porque muchas veces vienen de tus propios compañeros hombres. Yo no tuve mayores experiencias desagradables, pero sí me tocó ver situaciones de acoso, comentarios inapropiados. Lamentablemente en la mayoría de las escuelas los círculos o los tutores son hombres y por lo tanto se necesita que exista más liderazgo femenino en esa área. Uno se enfrenta a comisiones masculinas que tú no sabes qué tan profesionales pueden ser a la hora de evaluar tu trabajo”, explicó.

Con respecto a la maternidad, Poblete afirmó que “afortunadamente no ha frenado mi desarrollo profesional, pero eso tiene mucho que ver con mi marido, con quien compartimos la crianza de mi hija, lo cual a mí me permite avanzar en mis investigaciones. Lamentablemente cuando no tienes tiempo, el sistema te va tirando para fuera porque la ciencia es un campo muy competitivo. Necesitas estar permanentemente produciendo ciencia para no ir quedando atrás, por lo que si no tienes una red familiar importante, se complica mucho”.

Comparte: