Logo

En el Mes de la Mujer, la Red de Egresados UDLA invitó a estudiantes, egresadas y a la comunidad académica en general a participar del conversatorio “Mujeres y trabajo: estrategias de empoderamiento y desarrollo de carrera en tiempos de COVID-19”, instancia orientadora, con enfoque en equidad de género, donde se abordó las barreras, potencialidades y desafíos del desarrollo de carrera de las mujeres en tiempos de pandemia y las herramientas que contribuyen al desarrollo laboral en la actual crisis de empleo.

En las palabras de inicio, Patricia Pinto, Directora de Egresados, Empleabilidad y Postgrados de UDLA reflexionó sobre el impacto que ha tenido la crisis sanitaria del COVID-19 en las mujeres y los cambios que se han desarrollado al interior de las universidades con respecto al tema de género: “Debido a esta pandemia, las mujeres retrocedieron 10 años en lo laboral. En el área educativa pasa algo extraño porque efectivamente hay más mujeres estudiando, pero esto no se ve reflejado en el mundo laboral porque algo pasa en el camino. Ese escenario tiene varios motivos, los cuales serán analizados durante esta jornada”.

Sobre este último punto, Natalia Orellana, periodista, Magíster en Investigación en Educación Superior y Desarrollo de la Universidad de Kassel de Alemania y Directora de la Fundación OCIDES para el desarrollo de carrera y la orientación a lo largo de la vida, reflexionó sobre la metáfora del techo de cristal.

“Es una forma de graficar una barrera invisible que impide a las mujeres llegar a posiciones más altas o de mayor jerarquía en el mundo del trabajo. Es algo que no se dice, que no está formalmente escrito, pero se da. Es un obstáculo, permanente y sólido a pesar de que se ha avanzado en esta materia”, apuntó.

En esa línea, también analizó sobre el “Síndrome del impostor”, el cual se relaciona con la noción de una autoeficacia reducida en mujeres. “Es una sensación de que mi éxito o lo que espera la gente de mí, es más de lo que puedo dar. Las mujeres tienden a creerse menos el cuento que sus pares masculinos. Es una sensación de falsedad, que no van a dar el ancho con respecto a lo que se espera de mi”, agregó.

Por su parte, Isabella Cuneo, psicóloga, experta en intervenciones educativas para el desarrollo de carrera y la orientación a lo largo de la vida en Fundación OCIDES, compartió con las asistentes una explicación sobre el empoderamiento: “Empoderar es la adquisición de poder e independencia por parte de un grupo que ha sido marginado o se encuentra en posición desaventajada. Lo importante es que nosotras como mujeres nos cuestionemos las fuentes de poder que pueden tributar a esta adquisición de empoderamiento”.

Finalmente tomó la palabra Karina Piña, abogada y Directora de Carrera de Derecho del Campus Providencia de UDLA quien, a raíz de su experiencia, afirmó que “derribar las barreras de género es la primera clave. Para eso es importante que exista la disposición de nuestra parte; el querer hacer algo y que eso tenga un impacto, nos va a permitir hacernos visible ante los ojos de los demás”.

Comparte: