Más de 1300 personas participaron del conversatorio inaugural y de los ocho talleres que impartió la Facultad de Educación a través de la Escuela de Verano, la cual tuvo como objetivo reflexionar sobre los cambios en la formación práctica de 2020 a partir de la experiencia de diferentes universidades, así como también, analizar el proceso de práctica desde la perspectiva de los establecimientos educacionales.

Ana Henríquez, Decana de la Facultad, comenzó la jornada haciendo un análisis del trabajo realizado durante el pasado año a raíz de la pandemia, haciendo énfasis en que, a partir de ese escenario, la realización de actividad como la Escuela de Verano son fundamentales: “Estas instancias nos permitirán sin duda, compartir y aprender de las otras experiencias, por supuesto siempre teniendo como norte la mejora continua de los procesos de enseñanza-aprendizaje de nuestros estudiantes. En Universidad de Las Américas, como casa formadora de profesores y educadores de Chile, asumimos el desafío de aportar para encontrar respuestas y soluciones a los problemas que derivan de estos nuevos contextos”.

El primer bloque de la jornada estuvo destinado a una mesa de conversación donde se abordó el proceso de práctica desde la perspectiva de los establecimientos educacionales que tuvieron a estudiantes de UDLA realizando este proceso durante el año pasado.

El trabajo de los alumnos bajo esta modalidad online fue tremendamente positivo, las expectativas se cumplieron totalmente y los docentes quedaron muy contentos con el apoyo que les brindaron. Los profesores estaban desgastados y la llegada de los practicantes implicó un nuevo aire para ellos; vinieron con muchas herramientas tecnológicas y eso permitió sacar la tarea de la mejor manera”, manifestó Claudia Torrico, Directora del Boston College de Maipú.

Por su parte, Andrea Guerrero, coordinadora del Programa de Integración Escolar del Colegio Nuevo Milenio de Villa Alemana, comentó cómo fue el trabajo con las estudiantes de la Escuela de Pedagogía en Educación Diferencial que hicieron su práctica vía online.

“El desarrollo de habilidades blandas en las profesoras en formación, dado el contexto, fue muy positivo porque tuvieron que adaptarse, trabajar en una nueva modalidad, autogestionar y resolver problemas. Otros aspectos a destacar fueron la preparación de recursos pedagógicos, el compromiso y respeto con el cual trabajaron durante el semestre”, apuntó la profesional.

La segunda mesa de conversación fue destinada a identificar los principales aprendizajes alcanzados por las casas de estudio en la organización y ejecución de las prácticas. Una de las participantes fue Jéssica Bórquez, coordinadora general de práctica de la Universidad Católica de Temuco, quien comentó que durante el segundo semestre de 2020 “las prácticas profesionales, progresivas y tempranas se desarrollaron en contexto auténtico escolar. Además, los estudiantes que estaban en cuarto año, se adhirieron a la estrategia Red de Tutores para Chile, lo que involucró hacer adecuaciones en cuanto a formulación de convenios de colaboración y, por otra parte, trabajo colorativo con otras instituciones como por ejemplo con UDLA con quienes fuimos compartiendo estrategias de cómo poder aproximarnos a lo solicitado por el Ministerio”.

Por su parte el Director de Prácticas de la Facultad de Educación de UDLA, Santiago Cabezas, compartió con los asistentes la experiencia de nuestra casa de estudios en la organización de la línea de formación práctica durante el 2020. Al respecto señaló que los principales aspectos que requirieron adecuaciones fueron los criterios de asignación de los centros (prácticas en duplas), los planes de trabajo que debieron adaptarse a la realidad de cada unidad educativa, la modificación del acompañamiento a modalidad online (sincrónico y asincrónico), los instrumentos de evaluación y su pertinencia al contexto, entre otros aspectos.

Una vez finalizada la inauguración de la Escuela de Verano se dio paso a tres días de talleres destinados al profesorado en ejercicio y en formación, donde se pudo dialogar sobre diferentes temáticas relevantes para el ejercicio de la docencia en tiempos de pandemia, tales como: elaboración de cápsulas digitales, edición de videos, uso de pizarras digitales, herramientas TIC para gamificación, evaluación con rúbricas, programación con scratch, análisis de datos con Excel y diseño de evaluaciones virtuales.

Comparte: