Logo

A los 40 años, el egresado de la Escuela de Ingeniería Comercial de UDLA, Marcos Rivas asume uno de los desafíos más importantes de su carrera: por los próximos dos años, será el presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech).

Rivas, quien realizó sus estudios en el Campus Providencia, es co-fundador y CEO de City Global, empresa dedicada al apoyo y asesoramiento a pequeñas y medianas empresas latinoamericanas en su crecimiento y consolidación en el mercado. 

¿Cómo tomas este nuevo desafío?

Con mucha alegría y tranquilidad. Es un desafío enorme y por lo mismo llevamos trabajando muy fuerte desde que asumimos para bajar a la realidad nuestro propósito, estratégica y los planes de acciones que comenzaremos a trabajar en los próximos días.

Asumes el cargo en un escenario bastante complejo para la economía nacional. ¿Cómo analizas el mercado actual?

Efectivamente asumo en un escenario difícil, pero la verdad es que toda mi vida ha sido así, por lo que no será un impedimento para llevar a cabo un nuevo proyecto. Estoy tranquilo, sé que es un escenario duro, se han destruido casi dos millones de empleos, sectores como entretención han caído un 80 por ciento su demanda. Son tiempos difíciles, pero los emprendedores somos personas de esfuerzo y sacrificio; no tengo ninguna duda que nos sabremos reinventar y salir adelante.

¿Cuáles serán los principales lineamientos de tu gestión?

Antes de la crisis social, la Asech como gremio tenía como propósito que Chile fuese un mejor país para emprender, pero ahora lo que queremos es emparejar la cancha para los emprendedores. Esto lo haremos en tres ejes estratégicos: políticas públicas que estén orientadas a generar liquidez y reactivar el comercio; descentralización del gremio para darle mayor cobertura a los 41 mil socios que están distribuidos desde Arica a Punta Arenas, y finalmente posicionar a las personas al centro de la organización. En este último punto buscamos que todas las acciones que hagamos sean conducentes a entregar apoyo a nuestros socios y sus proyectos empresariales, especialmente a los que están atravesando problemas en esta crisis económica.

El desempleo y los problemas económicos han golpeado fuerte en nuestro país durante el último año y por lo mismo se ha visto un aumento considerable de nuevos emprendimientos. Ustedes como Asociación, ¿cómo ven este crecimiento?

“Hay dos millones de empleos destruidos, por ende hay muchas personas que van a tener que emprender por necesidad porque tienen que darles sustento a sus familias. En ese escenario lógico que aumente la cantidad de creación de empresas; así lo ha reflejado la estadística que nos entregó el Servicio de Impuestos Internos donde confirma que ha crecido la iniciación de actividades en los últimos meses.

Pero eso no significa de ninguna manera que estemos en una etapa donde la demanda se esté reactivando: la economía está en un mal pie y eso ha llevado a que la gente desempleada se esté convirtiendo a emprendedor.

Las crisis siempre traen oportunidades. Todo el retail se ha centrado en el e-commerce y en el delivery, por lo que creo que ahí hay un espacio muy grande para todos los emprendedores que están en ese segmento.

¿Cómo recuerdas tu paso por UDLA y cómo crees que las herramientas adquiridas en la Escuela te han permitido desarrollarte en tu carrera?

Entre a UDLA en año 1998 a estudiar Informática, duré dos años y me cambié a Ingeniería Comercial en diurno. Creo que fue una muy buena decisión porque elegí una carrera que iba más de la mano con mi personalidad ,la cual es más proactiva y creativa. Sentí que ingeniería comercial me podía dar herramientas para desenvolverme en un mundo de negocios y así fue.

Estuve un año en diurno y después me cambié a vespertino donde generé grandes amistades, un ambiente muy cómodo y fraterno. En este tiempo la Universidad estaba en pleno crecimiento, había mucha inversión en la infraestructura, en tecnología y salas.

Si bien mi origen como emprendedor no lo condiciona la Universidad porque está más relacionado a mis padres, en UDLA adquirí las herramientas y conocimientos necesarios para desenvolverme en el mundo de los negocios. Ya en el camino, después de 15 años, los conocimientos van aumentando gracias a la experiencia y al ensayo y error; pero la verdad es que la Universidad sentó las bases para que pudiera entender el mundo de los negocios. Si no hubiera tenido la posibilidad de pasar por UDLA claramente hubiese estado en desventaja porque no hubiese entendido muchos conceptos que hoy manejo a la perfección porque los conocí ahí”.

Comparte: