Con total éxito se llevó a cabo el VII Congreso de Tecnologías FEDU, actividad que se realiza todos los años con el fin de contar con un espacio de reflexión, intercambio de experiencias pedagógicas y actualización en tecnologías de la información y la comunicación. En el espacio, que en esta oportunidad fue online, participaron alumnos, profesores y egresados de la Facultad y público en general.

La jornada se inició con las palabras de la Decana de la Facultad, Ana Henríquez, quien sostuvo que “el año 2020 ha desafiado a todas las comunidades educativas, quienes hemos tenido que recurrir al uso de tecnologías de la información y comunicación para poder mantener y sostener el vínculo pedagógico entre profesora y estudiantes. La reflexión y análisis sobre el uso de TIC en el aula no es algo imprescindible como pudo haber sido en años anterior; el reto ahora es usar este medio de manera más idónea y eficiente posible”.

La reflexión de la autoridad de UDLA dio paso a la exposición central de Nancy Montes, docente e investigadora de Flacso-Argentina; socióloga de la Universidad de Buenos Aires, especialista en estadísticas sociales y educativas de la misma universidad; consultora para el BID y para el IIPE Unesco.

La profesional comenzó explicando que “cuando se habla de la incorporación de las TIC en educación, desde hace por lo menos dos décadas, nos referimos a diferentes aspectos. Desde la existencia de computadores, pizarras digitales, notebooks y celulares en el contexto escolar, hasta las plataformas o aplicativos que requieren la existencia de internet, campus virtuales, tutoriales, etc. Cuando decimos tecnologías o incorporación de TIC en educación también nos referimos a los modos de enseñanza desplegados a partir del uso de esos usos combinados, muchas veces sin distinguirlos”.

Durante su presentación, la socióloga también analizó la relevancia que tiene la formación docente y la información de TIC en este escenario: “Los docentes son claves para la mejora de los sistemas educativos y de los aprendizajes de los estudiantes; por eso tienen que ser alcanzados por esta renovación de las propuestas formativas. El sistema formador es bastante lento y pesado para incorporar novedades, por eso solemos decir que la formación docente atrasa. Por lo mismo es un desafío que curricularmente los planes de estudio incorporen capacitaciones en ámbitos virtuales de modo de incorporar esa espacialidad como un ámbito colaborativo de trabajo”.

Con respecto al momento actual que vive el mundo por la pandemia y la imposibilidad de asistir a clases presenciales, Montes afirmó que “la crisis sanitaria puso como nunca antes en escena el límite de lo que las tecnologías pueden hacer. En este contexto, todos estamos ansiando volver a los vínculos y la presencialidad. Las escuelas garantizan cuestiones relativas a lo emocional, a una enseñanza personalizada que los estudiantes añoran y reclaman. Las tecnologías por su parte han dado cuenta de sus límites para poder intervenir sobre algunas cuestiones y garantizar educación para todos de modo en que la presencialidad efectivamente sí lo hace”.

Con el objetivo de promover el uso de la tecnología, durante el segundo bloque del congreso, egresados de las carreras de Pedagogía de la Facultad realizaron la presentación de experiencias pedagógicas que incluyen TICs.

Comparte: