Logo

La Facultad de Medicina Veterinaria y Agronomía fue parte de la Expo Chile Agrícola 2020, encuentro y capacitación del sector silvoagropecuario del país, que, durante tres días, ofreció 130 actividades entre foros, seminarios, talleres y capacitaciones técnicas gratuitas de forma online a la comunidad.

 La jornada inicial de la actividad contó con las palabras de Ministro de Agricultura Antonio Walker, quien manifestó que la Expo “es el taller de capacitación más grande que se ha realizado en la agricultura chilena en muchos años y estamos conectados en muchos países del mundo. Creo que ha sido realmente un éxito esta versión online. Tenemos cinco pabellones con más de 76 stands, donde estamos capacitando a cerca de 130 mil agricultores”.

Los visitantes no solo tuvieron la posibilidad de recorrer virtualmente el stand de nuestra casa de estudios, sino que además fueron parte de dos charlas lideradas por académicos de UDLA. La primera, estuvo a cargo de Cristián Ugaz Ruiz, Doctor en Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México y especialista en Bienestar Animal quien abordó el “Estrés térmico en abejas, efecto de las altas temperaturas en la producción apícola”.

“El estrés térmico no solamente ocurre en las abejas, sino que está presente en todas las especies. Se refiere a la alteración de cuatro puntos fundamentales: temperatura ambiental, humedad relativa, ventilación y radicación solar. Lo llamamos estrés porque es una respuesta fisiológica frente a cualquier estimulo estresante”, apuntó.

El académico agregó que “las abejas, tienden a vivir en grandes grupos en pequeños espacios, lo que provoca un aumento en la temperatura, en la humedad, y una diminución en la ventilación y disminución/aumento en la radiación solar. En invierno por ejemplo hay 11° o menos, dentro de la colmena, pueden llegar hasta 31°, por lo que continuamente están aumentando o disminuyendo el calor”.

Luego, vino la presentación de Cecilia Ramos, Doctora en Ciencias Silvoagropecuarias y Veterinarias, quien realizó la charla “Aprendiendo a reciclar y vermicompostar: experiencia de la casa al campo”.

“A nivel casero podemos aplicar el concepto de las Tres R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. La primera conlleva acciones para reducir la producción de objetos susceptibles de convertirse en residuos, es decir, evitar todo aquello que genere un desperdicio innecesario. Reutilizar, conlleva acciones que permiten volver a utilizar un producto, pero dándole una segunda vida, con el mismo uso o uno diferente; y el último, es un conjunto de operaciones de recogida y tratamiento de residuos que permiten reintroducirlos en un ciclo de vida”, manifestó Ramos.

Para finalizar, se enfocó en los residuos orgánicos domiciliarios, que es lo que nosotros podemos reutilizar. “Estos residuos son abonos, una fuente de nutrientes de muy buena calidad para enriquecer el suelo. ¿Qué podemos hacer con estos elementos? Compostarlos, proceso de degradación de la materia orgánica. Existen dos tipos de compostaje: el tradicional y el vermicompostaje”, apuntó.  

 

Comparte: