Logo

La cuarta temporada del ciclo de conversaciones Cielo Falso, articulado desde la Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción UDLA, se abrió con la compositora, cantante y arquitecta chilena Colombina Parra, hija del antipoeta Nicanor Parra y artista nacional conocida por su trabajo en agrupaciones tales como Los Ex, Barracos y Besos con Lengua.

En conversación con el académico y coordinador de Vinculación con el Medio de la Facultad, José Abasolo, Parra habló sobre su repentino debut solista en el 2011, el cual llamó la atención por ser un trabajo más cercano al folk que a los códigos rockeros que distinguieron sus otros proyectos musicales.

El disco Flores como gatos es un disco muy casero, que no tenía ninguna pretensión de ser disco ni de ser mostrado a ningún público. Me atreví a mostrar un lado sin tratar de ponerme a la defensiva como siempre lo hice en todas mis etapas anteriores. En este periodo empecé a trabajar con mi hermano que se maneja mucho en el jazz guachaca, entonces nos conectamos mucho como hermanos en ese disco”, manifestó la invitada.

En ese proceso, se me acerca el baterista de Los Tres, Pancho Molina, y me ofreció tocar jazz en New Jork. Yo nunca había tocado jazz. Hicimos varios conciertos juntos y ahí se me produjo la primera apertura musical en el sentido de que la música es música. Uno puede estar en cualquier territorio y puedes conectarte con otras esferas y espacios”, agregó Parra.

Durante la conversación, donde analizaron las obras de John Cage, el trabajo en pandemia y la obra «Un río de sangre» creada junto a Iván Navarro, también permitió que Colombina Parra compartiera con los asistentes su relación con la arquitectura.

“Me metí a estudiar arquitectura y dejé en pausa la música. Pero, durante la carrera escuché mucha música, especialmente mientras hacia las maquetas y preparaba mi proyecto de título; muchas de estas fueron presentadas de forma sonora. Yo siento que, cuando hago música, también estoy haciendo arquitectura. Creo que se puede construir desde los dos lados porque están muy relacionadas”, afirmó.

Para finalizar, la artista nacional abordó cómo fue crecer y ser parte de una familia como los Parra: “He pasado por todas las sensaciones. Cuando fui parte de Los Ex, no quería nada con Parra, no porque no quisiera nada con mi familia, sino que quería hacer mi camino personal sin ayuda de nadie. Siento que de alguna manera lo logré e hice mi público que no tenía idea de mi apellido. Con Flores como gatos mostré mi lado Parra y sentí, que como ya había realizado el otro camino, ya podía trabajar con tranquilidad. ¿Qué se siente ser Parra? Me siento bien, feliz por haber podido escuchar al tío Roberto en las noches, haber tocado con el Tío Lalo, haber aprendido a tocar con mi abuela. Con la muerte de mi papá, siento que me puedo parar como Parra y mostrar todo lo que me enseñó”.

 

Comparte: