Escuela de Invierno de la Facultad de Educación reúne a mil 892 profesionales en tres jornadas de trabajo

Publicado el 7 de agosto de 2020

Con una extraordinaria participación de parte de profesores y educadores, en ejercicio y formación, se llevó a cabo la segunda edición de la Escuela de Invierno 2020 de la Facultad de Educación de Universidad de Las Américas, instancia destinada a dialogar, debatir y aprender respecto de distintas temáticas que convocan a los actores del sistema educativo.

Dada la contingencia, la actividad se realizó de manera 100 por cierto online y tuvo una duración de tres jornadas, donde mil 892 profesionales pudieron ser parte de 25 cursos y talleres de perfeccionamiento docente.

La jornada inaugural, fue liderada por la Decana de la Facultad de Educación de UDLA, Ana Henríquez, quien recordó los inicios de la Escuela de Invierno: “En 2019 en la Facultad de Educación nos propusimos aunar y sistematizar en una semana el conjunto de talleres y espacios de diálogo frecuentemente demandados por la Comunidad Educativa Escolar. En el desarrollo y fortalecimiento del vínculo recíproco entre universidad y escuela, nos dispusimos en primer lugar, a diagnosticar el conjunto de necesidades de profundización y aprendizajes del profesorado y de los educadores de los centros de práctica en convenio.  Así nació la primera versión de la Escuela de Invierno que realizamos con gran éxito de manera presencial en las tres sedes de UDLA: Viña del Mar, Concepción y Santiago”.

Las palabras de la Decana dieron inicio al conversatorio “Los desafíos de la Educación en tiempos de pandemia”, en el que los actores y protagonistas del sistema educativo escolar, compartieron sus experiencias, dificultades, desafíos y aprendizajes que ha dejado la crisis sanitaria en el contexto educativo.

“La pandemia llega sobre una precrisis que fue el estallido social y por lo mismo tiene derivadas que impactan mucho en el sistema educativo. Nuestra primera reacción como institución fue concentrarnos en el cuidado de los equipos y la conexión con los estudiantes y familias. Intentamos ocupar todo lo que habíamos sembrado, en materia de redes y espacios de trabajo colaborativo, para ese objetivo”, apuntó Claudia Carrillo, jefa de Administración y Educación (DAEM) de la Municipalidad de Independencia.

Sobre el trabajo que ha significado intentar transportar el aula hacia los hogares, Paz Soto, egresada de Pedagogía en Inglés de UDLA y profesora del Liceo Dr. Luis Vargas Salcedo, manifestó que “ha costado conectarnos con los estudiantes. Nuestro nivel de vulnerabilidad es más del 90%, por lo que nuestros alumnos han tenido un complejo escenario en términos de comunicación; no cuentan con la conectividad que todos pensábamos en algún momento. Dar un trabajo pedagógico en este contexto es complicado porque lo que para nosotros es un camino natural, como tener internet o utilizar Word, para ellos es imposible. Esto ha demostrado una vez más la brecha social que hay en la educación”.

El conversatorio también trató la temática de las evaluaciones en tiempos de pandemia. Ante esta materia, Claudia Echeverría, coordinadora de la Unidad de Primera Infancia de la Dirección Administración y Educación de la Municipalidad de Recoleta, afirmó que “la evaluación formativa es algo que ha ganado terreno durante este último tiempo. Además, creo que hay que darle importancia y relevancia al papel que ha jugado la familia. Nosotros hemos constatado lo importante que es que los padres sean parte de la formación dentro de un entorno emocional. Los profesores tenemos que aprovechar este momento y fortalecer a la familia”.

Por su parte, Isabel Riquelme, estudiante de último año de la carrera de Pedagogía en Educación Básica de UDLA y asistente de aula en la Escuela E-34 República de Austria de la Municipalidad de Estación Central, agregó que “esta pandemia ha conseguido un aprendizaje muy eficaz e integral en nuestros alumnos. Nos hemos dado cuenta y medido conocimientos que quizás al interior del aula no lo hubiésemos podido realizar. Como docentes nos hemos llevado grandes sorpresas”.

Para finalizar, se realizó una proyección del sistema educativo a partir de lo construido en esta pandemia. “Nosotros nos transformamos en una escuela que aprendió a partir de esta adversidad. Queremos que aquello que se creó durante la emergencia sanitaria no se pierda, que sigamos en la línea de cada día aprender más. No teníamos una cultura de capacitación y ahora puedo decir con mucho orgullo que nuestras docentes están ingresando a diversos espacios en donde han podido capacitarse y obtener nuevas herramientas. Este ha sido un tiempo valioso”, reflexionó Claudia Torrico, directora del Colegio Boston College de la comuna de Maipú.

En tanto, Teresa Jara, Directora de la Escuela República de Haití, manifestó que “la escuela hoy debe ser integral. Esta institución, que está llamada a ser una transformadora social, recoge no solo a los docentes, sino que también tiene a un equipo multiprofesional, los cuales deben adquirir ese rol integral”.

Comparte: