Logo

El “V Seminario de Investigación. El tiempo de la integración curricular, antes y después de la pandemia”, organizado por la Facultad de Educación, puso en discusión temas relevantes al quehacer en la comunidad académica y escolar.  La actividad convocó a exponentes  del ámbito académico, quienes compartieron experiencias, hallazgos y problemas relacionados con el sistema educativo nacional.

La ponencia magistral estuvo a cargo de Iván Salinas, académico del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile, quien en sus líneas de investigación trabaja en la educación científica escolar, la formación docente, las políticas de responsabilización por resultados y la didáctica y el aprendizaje de las ciencias.

En esta oportunidad, Salinas ofreció la conferencia “El tiempo de la integración curricular en tiempos de pandemia”, donde reflexionó sobre los contenidos que el sistema educativo debe considerar para encontrar la adecuada sintonía con las transformaciones de las que somos testigos.

Existe un conflicto entre el currículum escolar y la sociedad. Este choque, hoy se ha instalado directamente en los hogares e incluye una crisis de sentido que desafía a docentes y directivos escolares porque son la “primera línea” que atiende estas subjetividades que se presentan en las comunidades escolares. Es un desafío tanto pedagógico como curricular”, apuntó.

Salinas agregó que “existe una necesidad de tener una visión más dinámica del currículum. La visión que ha predominado no ha sido la de un desarrollo curricular, sino más bien la de un diseño con racionalidad técnica. Este diseño establece un currículum poco dinámico y una coherencia institucional que conlleva a que en la práctica sea un marco rígido y casi obligatorio. Además, se ha institucionalizado el pensamiento que la calidad de la educación es la cantidad de algo, esto ha extremado con la medición de desempeño como el SIMCE”.

En este contexto y basado en su investigación, el expositor manifestó que “hoy, el escenario curricular en Chile muestra una fragmentación de las asignaturas y una estandarización del saber. Estas asignaturas funcionan como un compartimiento divisorio de la experiencia escolar y se alejan de las vivencias cotidianas de los estudiantes y docentes. No es de extrañar que gran parte de los conflictos de las últimas décadas tenga que ver con la lectura política de este campo educativo”.

Sobre la relevancia de la integración curricular, Salinas explicó que “esta se entiende desde una perspectiva y recuperación de los sentidos de la educación. No solo en términos pedagógicos, sino que, en una forma de motivación para las futuras generaciones, porque implica involucrarse en estos procesos educativos (…) Podemos integrar el currículum con pedagogía, desde la didáctica, y con aproximaciones prácticas”.

Como conclusión, el expositor manifestó que nuestro país se “no solo debe contar con un sistema público dispuesto a absorber pedagógicamente la crisis social y educativa, sino que además se necesita un currículum que haga nuevos sentidos a la educación, particularmente en el periodo de crisis que se avecina”.

Durante la jornada académica, también se realizó una ronda de exposiciones con los proyectos de investigaciones adjudicados por la Facultad en el último concurso oficiado por la Dirección de Investigación de nuestra casa de estudios.

En esta instancia, participaron Andrea Figueroa, Directora de la Escuela de Educación Parvularia de UDLA, investigadora del Centro de Investigación Iberoamericano de Educación CIIEDUC, Doctora © en Educación en la Universidad de Salamanca; José Manuel Medina, académico investigador de la Escuela de Educación Diferencial de UDLA, investigador titular del Núcleo de Investigación en Formación Docente IFODOC de la Universidad de Chile; y Miguel Bargetto Fernández, académico de la Facultad de Educación, Doctor en Lingüística de la Universidad de Concepción y miembro del grupo de investigación en Psicolingüística, lectura y escritura.

Comparte: