Logo

Uno de los temas que ha tomado relevancia como consecuencia del aumento sostenido del coronavirus y la cuarentena que está realizando la comunidad en nuestro país, es la alimentación. Además de realizar una guía con consejos para alimentarse de buena forma durante estos días de aislamiento domiciliario, la Escuela de Nutrición y Dietética de UDLA entrega recomendaciones y medidas para preparar de forma correcta nuestra despensa para una cuarentena que no tenemos certezas de cuánto tiempo durará.

De acuerdo a la académica de la Escuela, Úrsula Sánchez, lo primero es identificar el grupo familiar: ¿Cuántas personas se deben alimentar? ¿Qué edades tienen? ¿Hay alguien con alguna necesidad especial o patología que limite la compra? ¿Hay niños o adultos mayores?. Posterior a ello, se debe realizar una revisión total de los víveres disponibles, ordenándolos de acuerdo al tipo (perecible o no perecible, congelados, refrigerados) y fecha de vencimiento.

Esto permitirá saber con mucha claridad cuál es mi punto de partida, distribuir bien los recursos y evitar el efecto de acaparamiento. Es importante definir un menú semanal o bisemanal que permita establecer los alimentos y cantidades que se requieran. Si algún integrante de la familia necesita algún alimento especial, se aconseja confirmar vía web o telefónica la disponibilidad en el centro de abastecimiento donde se realiza la compra; de este modo, optimizamos el tiempo de exposición de la persona que sale del hogar”, apuntó la académica.

A continuación, podrás encontrar las respuestas a las preguntas más frecuentes con respecto a la duración de los alimentos:

  • ¿Cuáles son los alimentos que perecen más rápido?

Los alimentos frescos como frutas, verduras y huevos, son los alimentos que se echan a perder más rápido si se mantienen a temperatura ambiente.

  • ¿Cuáles son los alimentos no perecibles y cuánto pueden durar en el tiempo?

Alimentos no perecibles se les denomina a aquellos que su deterioro principal no se debe a la temperatura o al nivel de humedad presente, sino a factores como contaminación repentina, mal manejo del mismo o accidentes. Dentro de ellos encontramos pastas secas, arroz, azúcar, sal, café, enlatados, deshidratados como sopas o leche en polvo, avena y aceite. De todos modos, la regulación chilena exige a los fabricantes rotular todos los alimentos con fecha de envasado y fecha de expiración, por lo que es primordial seguir estas indicaciones antes de consumir cualquier alimento.

  • ¿Cuánto tiempo duran las carnes, pescados y comida preparada congelada, y cómo debe ser guardada?

Las comidas listas para consumir, pueden llegar a durar hasta 3 meses congeladas, 2 a 3 meses la carne cocida y 6 a 12 meses la carne cruda. Es importante verificar la temperatura de congelación, que debe ser inferior a -18°C y la recomendación es guardar los alimentos en las porciones que van a ser consumidas, ya que, una vez realizada la descongelación, la comida debe consumirse por completo. En ningún caso, se debe descongelar y volver a congelar ya que esto promueve la proliferación de microorganismos patógenos.

  • ¿Qué frutas y verduras deben ir en el refrigerador?

Se pueden refrigerar todo tipo de verduras y frutas, pero el nivel de humedad presente puede en algunos casos acelerar o retardar la descomposición. Es mejor opción congelarlas, y de este modo, extendemos su vida útil y mantenemos un consumo adecuado de ellas. Lo importante es almacenar por parte en envases del tamaño de una porción, de modo de descongelar solo la cantidad a consumir en ese momento. Es recomendable también, rotular con la fecha de congelado, lo que permite controlar el tiempo de almacenaje.

Conoce cómo manejar algunos alimentos para extender su duración

  • Frutilla y uva: lavar y limpiar, desinfectar, secar y congelar en porciones.
  • Plátano, apio, tomate, zanahoria, zapallo italiano, zapallo camote: lavar y limpiar, desinfectar, pelar, trozar y congelar en porciones.
  • Manzana y pera: se recomienda deshidratar. Para ello, lavar y limpiar, desinfectar, secar, trozar en láminas y disponer sobre la lata del horno. Dejar a 55°C máximo el horno y revisar dando vuelta cada 20 a 30 min hasta que la fruta éste seca. Sacar y dejar enfriar, para finalmente guardar en un frasco de vidrio.
  • Mandarina: al ser un cítrico, su época de cosecha es en los meses de invierno por lo que no habría necesidad de congelar al poder contar con ella fresca.
  • Lechuga y pepino: no se recomienda congelar ya que pierde sus propiedades físicas rápidamente. Para aumentar su vida útil, guardar en refrigerador envuelta en toalla nova húmeda.
  • Porotos verdes y acelga: lavar y limpiar, desinfectar, pelar, blanquear (pasar por agua hervida unos 30 segundos y luego agua fría con hielo), secar y congelar en porciones.
  • Papas: lavar y limpiar, desinfectar, pelar, dejar enteras o en cortes grandes, poner en agua hirviendo por 5 minutos y luego en agua fría con hielo hasta enfriar, secar muy bien cada unidad y congelar en porciones.
Comparte: