Logo

Luego de dos años de confinamiento a consecuencia de la pandemia, la Carrera de Fonoaudiología y Terapia Ocupacional del Campus Santiago Centro reanudó en presencialidad sus acciones de extensión académica con el conversatorio denominado “Prácticas interdisciplinares en el abordaje de personas con Trastorno Espectro Autista».

Rodrigo Burgos, Director de Carrera de Terapia Ocupacional de Campus Santiago Centro y Providencia moderó el conversatorio en el que se compartieron experiencias desde la perspectiva de los profesionales terapeutas, padres, cuidadores y personas autistas. “Con esta jornada se inician las actividades de Vinculación con el Medio, con la participación ocupacional de niños niñas y jóvenes donde participarán estudiantes de las Sedes de Concepción Viña del Mar y Santiago. Esto fue el puntapié inicial porque estamos hablando de un tema atingente y contingente para comprender el autismo desde diversas experiencias”, expresó.

Norma Muñoz, Directora de Carrera de Fonoaudiología del Campus Santiago Centro reflexionó acerca del TEA, sobre todo porque es un tema muy presente en nuestra sociedad. “Hoy en día, hay muchos padres que conviven con hijos con este padecimiento y por eso planificamos este conversatorio, a partir de esto continuaremos abordándolo más adelante”.

Marjorie Fuentes fue una de las invitadas a este conversatorio para contar su experiencia como madre de un niño con autismo. En su relato, aseguró que existen varios avances en torno al tratamiento del TEA; pero sin embargo siente que aún hay mucho por hacer: “Tener un diagnóstico de autismos no te determina una solución. El autismo no se pasa con una pastilla, sino que tras el diagnóstico comienza un trabajo largo que determinará vivir bajo ciertas condiciones. Se agradece todo el avance que se ha logrado hasta ahora porque más que un medicamento necesitamos entender cómo se debe vivir bajo esta condición”.

Mauricio López es guionista de TV & Cine, a quién se le identificó autismo en la adultez. Su testimonio fue muy importante porque entregó una perspectiva muy particular respecto a cómo es vivir con esta afección y cómo enfrentar los desafíos de vida en el ámbito laboral y afectivo. “Antes solo se invitaba a profesionales para hablar de autismo. Ahora se conversa desde la experiencia y eso ayuda en la formación de las escuelas de profesionales. De hecho, cuando me diagnosticaron el TEA, sentí un alivio tremendo”, reflexionó.

El conversatorio denominado “Prácticas interdisciplinares en el abordaje de personas con Trastorno Espectro Autista» contó con la presencia de estudiantes de las carreras de Fonoaudiología y Terapia ocupacional. También contó con 250 invitados que se conectaron a la actividad vía zoom.

Comparte: