Logo

Francisco Javier Armenakis Páez, académico y egresado de la Escuela de Derecho de UDLA, posee una vasta carrera en el sector público ejerciendo por más de 13 años como defensor penal público con un alto desempeño y reputación en la especialidad hasta el día de hoy.

En nuestra tercera edición de “Consejos de profesional a profesional”, el académico de la Facultad de Derecho comenta su experiencia, y entrega recomendaciones a los futuros abogados y egresados de la carrera para que logren desarrollarse de buena forma como profesionales.

Usted es Defensor Local de la Defensoría Cordillera Maipo ¿cuáles son sus funciones?

Mis principales funciones son brindar una defensa jurídica de excelencia a cualquier ciudadana o ciudadano que sea imputado por el Ministerio Público por algún crimen, simple delito o falta; desde que el primer acto de la investigación que se dirija en su contra, hasta la completa ejecución de la sentencia.

Eso implica entrevistarse con los usuarios para obtener su versión de los hechos por los cuales son investigados, darles orientación en lo relativo a la estrategia jurídica más conveniente para su causa, responder sus consultas y resolver sus dudas en un lenguaje claro y comprensible; además de recabar los medios de prueba que puedan tener o que se puedan solicitar al ente persecutor para acreditar la versión de los hechos que dichos usuarios nos aportan.

Elaboramos, respetando las decisiones de las personas que atendemos, su teoría del caso y la presentamos ante los tribunales de justicia, compareciendo a todas las audiencias que se agenden en sus respectivas causas, litigando en favor y beneficio de sus intereses, para hacer operativa la garantía constitucional del “Derecho a Defensa”.

Su cargo posee el segundo grado más alto de la oficina de Puente Alto  ¿cómo logra desempeñarse de forma exitosa?

El desempeño exitoso de un Defensor Penal Público depende directamente de la dedicación al estudio constante de los antecedentes de cada una de las causas, así como de la dogmática y jurisprudencia atingente a cada caso en concreto, a la comunicación efectiva que se mantenga con el usuario durante todo el proceso y, por, sobre todo, al compromiso y responsabilidad con que se debe litigar ante los tribunales de justicia. Si se persevera en lo anterior, como procuro hacerlo a diario, es muy probable que los usuarios queden satisfechos con el servicio y atención brindada por la Defensoría Penal Pública y además se obtenga un resultado favorable para ellos en los tribunales y eso es, al final del día para un servidor público, el éxito.

¿Cuál ha sido su mayor logro hasta el momento?

Mi mayor logro hoy en día ha sido ser profesor de la universidad que me formó; en esta posición he podido retribuir a UDLA con mi experiencia. Además, haber estudiado un Magíster en la universidad Jaén de España, lograr obtener el grado académico de Magíster en Derecho Penal y Garantía Constitucionales, me ha permitido ser profesor de cátedra en la universidad que me formó y eso hoy día es el máximo logro que he obtenido.

Por otro lado, sinceramente, en el mundo del Derecho Penal, llevando trece años como defensor, no significa que haya logrado todo, pero creo que he logrado una vasta experiencia en esa área y puedo ser un aporte en la formación de nuevos profesionales del derecho.

¿Qué ramas del Derecho piensa son más atractivas en la actualidad?

El Derecho está siempre presente, lo que pasa es que como sociedad vamos avanzando y cambiando cosas y éste se va ajustando a aquello. El Derecho Económico y el Derecho Penal relacionado a los delitos económicos están hoy en día más presentes a diferencia de hace veinte años.

Por otro lado, entiendo que si se logra realizar la reforma al procedimiento civil también se va a abrir una brecha importante a lo que dice relación con litigación oral en lo civil lo cual sería un cambio radical en la forma en que enfrentamos la resolución de conflictos en esa materia. Asimismo, el tema de migraciones latinoamericanas está en la agenda pública y el abogado actual tiene que saber y reconocer que Chile es un estado multicultural, que tenemos muchos habitantes extranjeros y derechamente ellos tienen ciertas y determinadas prerrogativas en distintos ámbitos y el profesional tiene que estar actualizado y saber cuáles son aquellos estatutos especiales que los rigen para poder atenderlos de buena forma.

También el Derecho Internacional es muy potente y derechamente los tratados internacionales de Derechos Humanos, cada vez, rigen y priman por sobre la normativa interna. El Derecho Internacional está hoy presente más que nunca porque es un derecho robusto que tiene un desarrollo jurisprudencial importante y por eso, creo que el profesional debiera estar muy al tanto de aquello.

¿Qué recomendaciones les da a los estudiantes para que en un futuro puedan lograr su primer trabajo?

Para lograr rápidamente un trabajo, les aconsejaría que desde un principio se preparen bien en la universidad en todo ámbito. Me refiero que, además de ocuparse de pasar sus ramos, se involucren también en todas las actividades extracurriculares que la universidad pone a su disposición, como los seminarios y los intercambios. Esto les permitirá ampliar su red de contactos, pues los abogados podemos trabajar de forma independiente, así que, bajo esa lógica, tener una red de contactos es fundamental.
 
También es importante que elijan bien el lugar donde van hacer su práctica. Por eso, si tienen alguna área de interés en específico, busquen realizar su práctica en ese sector, aunque se demoren un poco más. Así podrán desempeñarse bien y tal vez podrán tener la posibilidad de trabajar definitivamente en ese lugar.

 

Comparte: