Logo

La académica investigadora de la Facultad de Derecho UDLA, María Lorena Rossel, propuso a la Convención Constitucional una iniciativa de norma popular para el reconocimiento de los derechos específicos de niños, niñas y adolescentes.

Si la iniciativa obtiene un respaldo de 15 mil firmas de al menos cuatro regiones distintas, ésta se discutirá en la mesa constituyente para determinar si se incorpora como norma a la nueva Constitución.

¿Qué ofrece esta norma?

En términos generales consiste en la necesidad de reconocer en nuestra Constitución, los derechos de los niños que se encuentran amparados por tratados internacionales que Chile ha ratificado, como es el interés superior del niño, el derecho del niño a ser escuchado de acuerdo a su autonomía progresiva en asuntos que son de su interés o que van afectar su vida futura, el derecho a su desarrollo integral y el derecho a ejercer derechos de manera autónoma en torno a estas capacidades que se van desarrollando con los años.

Un tema muy frecuente es la tuición, cuando los padres se separan ¿con quién quedan los hijos? evidentemente los niños tienen derecho a decidir, a ser escuchados de acuerdo con quién desean vivir ante la separación de sus padres. Así, hay una serie de temas en el ámbito internacional en los que se les reconoce esta autonomía de forma progresiva.

Sin embargo, si nosotros analizamos nuestra legislación en el código civil, el niño es una persona incapaz absoluta y relativa, por lo tanto no tiene posibilidades si quiera de administrar sus bienes. Tampoco se le ha reconocido esta capacidad para decidir ciertos temas que van a influir en su vida futura, a pesar que existen niños que tempranamente adquieren una madurez suficiente.

El presupuesto dirigido a la Defensoría Nacional de la Niñez es reducido ¿Qué propone su iniciativa?

Se propone darle categoría constitucional a la Defensoría de la Niñez, porque hoy en día es un órgano del Estado reconocido por una ley, pero que no tiene rango constitucional. Si tuviese un rango mayor, tendría mayor presupuesto, mayor recurso humano para poder actuar.

Actualmente la Defensoría de la Niñez es la única que puede representar válidamente a los niños que han sido vulnerados en sus derechos, pero es una sola persona encargada en todo Chile, entonces evidentemente eso es insuficiente frente a la necesidad de estos niños.

¿Qué derechos específicos del niño debe contemplar la nueva Constitución?

En el documento propongo cuatro principios: uno es el principio del Interés Superior del Niño; el principio de ser escuchado en asuntos que van afectar su vida futura y, por lo tanto, tiene que ver con el Derecho de Expresión; también se considera otro principio guía, el Derecho a la Vida y el Desarrollo integral de los niños y por último el Derecho a la no Discriminación.

También se propone que el Estado le dé prioridad a todos los asuntos en los que intervengan niños, niñas y adolescentes precisamente para protegerlos, pero de manera prioritaria.

¿Qué mecanismos establece la norma propuesta para hacer efectivos estos derechos?

Establece dos mecanismos para hacer efectivos estos derechos: Que la política nacional de la infancia y adolescencia dure al menos 10 años y que sea fiscalizada por todos los órganos del Estado; y darle rango constitucional a la Defensoría Nacional de la Niñez, que si bien ya existe como ley, hoy en día no tiene los recursos suficientes para alcanzar al gran colectivo que son los niños, niñas y adolescentes de distintos grupos vulnerables.

Las instituciones como el Sename y el recientemente creado Servicio Mejor Niñez deben tener un marco jurídico sobre el cual guiar su acción y el marco jurídico, jerárquicamente la normativa más importante, está en la Constitución y ésta va permeando las demás instituciones y las normas a nivel interno, por eso, la importancia que además conste una normativa que esté en la Constitución.

¿Últimamente ha habido cambios a tu parecer?

Desde la ratificación, por parte de Chile, la Convención de Derechos del Niño ha tenido cambios importantes, porque se modificó la legislación de familia para incorporar principios ejes de la Convención sobre Derechos del Niño, se modificó la ley de responsabilidad penal adolescente que incorpora derechos específicos para niños y adolescentes infractores de ley.

También, se creó el Servicio Mejor Niñez, que viene a reemplazar al Sename en cuanto a niños que se encuentran abandonados y que han sido objeto de vulneraciones por parte de su familia. Sin embargo, el Sename sigue existiendo como servicio en relación a los niños privados de libertad.

Comparte: