Logo

El cuerpo docente y académico de la carrera de Ingeniería Comercial trabaja diariamente para formar profesionales en el campo de la administración y gestión de empresas, los cuales de destaquen por estar enfocados en el logro de resultados, con habilidades de autoaprendizaje y autogestión, orientación a sus clientes, trabajo en equipo y capacidad de comunicarse efectivamente.

La carrera invita a enfrentar los desafíos que presentan los nuevos escenarios económicos y sociales, los cuales deben armonizar con la dinámica del mercado laboral y las características de las nuevas generaciones, las cuales valoran con mayor magnitud las experiencias extralaborales y tienen un gran compromiso hacia las causas sociales y medioambientales”, explica Hernán Román, Director de la Escuela de Ingeniería Comercial de Universidad de Las Américas.

Con una mirada global, la carrera acompaña cercanamente a sus estudiantes en lo académico y en su acontecer como persona desde el primer día de inicio de su vida universitaria, de manera que, si existieran debilidades iniciales en algunas áreas, estas puedan ser superadas, entregando así una formación completa en la ruta del aprendizaje,  con sólidos cimientos para el desempeño que les demanda el mercado laboral actual y futuro.

Hernán Román explica que lo anterior, se traduce en una malla de carrera que incorpora distintos ámbitos de formación: general, profesional, disciplinario y práctico.

“Nuestro fin es atender las diversas necesidades de los estudiantes y prepararlos para que se desempeñen de la mejor forma en el mundo laboral. Esto incluye el reforzamiento en aspectos de las habilidades comunicacionales, tecnológicas, razonamiento matemático, comprensión del lenguaje técnico de la profesión y apoyo pedagógico constante del cuerpo académico”, afirmó Román.

Con el objetivo de acercar lo más posible el mundo laboral a los estudiantes, Ingeniería Comercial tiene una serie de ramos donde los alumnos viven la aplicación de casos reales. Es así como guiados por un profesor, realizan, por ejemplo, el plan de marketing de microemprendedores que postulan a programas de la Municipalidad de Santiago. La idea ha sido tan exitosa que pronto esperan aplicarla en otros municipios a nivel regional.

Toda esta realidad es la que experimenta Nicolás Maturana, estudiante de quinto año de la Sede Viña del Mar, para quien la formación que recibe fue de gran ayuda en la práctica profesional que realizó.

“Hice mi práctica en una tienda comercial como jefe comercial en un departamento en el que tenía a casi 20 personas a cargo. Precisamente esto es lo que valoro de mi formación en UDLA, muchos ramos enfocados en gestión en el desarrollo personal, lo que permite aprender tips que luego se aplican, por ejemplo, en la resolución de conflictos. Existe una relación cercana con los profesores, lo que no he visto en otras universidades, porque en Ingeniería Comercial te acogen sin ningún tipo de discriminación vengas de donde vengas”, sostuvo.

 

Comparte: