Logo

Los valores que orientan el modelo educativo de UDLA, definen con claridad a Christian Bertrand Arriagada, titulado de la Carrera de Medicina Veterinaria de Sede Viña del Mar. Por ello, recientemente fue galardonado como Egresado Destacado 2021 otorgándosele el Sello UDLA, pues además de ser un reconocido especialista en anestesiología de la Región de Valparaíso, quienes lo conocen y trabajan con él comentan que es un profesional que desarrolla la ética, responsabilidad ciudadana y compromiso comunitario en cada intervención.

Con grandes aptitudes para el trabajo en equipo, de espíritu colaborador y apasionado por todos los animales, se desempeña como anestesiólogo en distintas clínicas veterinarias de la Región de Valparaíso, como docente UDLA en el Campus Los Castaños y otras instituciones de educación superior en la zona, estando siempre dispuesto a colaborar en actividades sociales y preocupado de transmitir los sellos valóricos adquiridos en UDLA a los estudiantes que están en formación.

¿Por qué decidiste estudiar Medicina Veterinaria?

Desde los 7 años quería ser “doctor de perritos”, me gustaba atender palomas, pájaros y trataba de ayudarlos siempre. Mi sueño era tener una parcela grande, rodeada de árboles y llena de perros, gatos y otros animales. Mi deseo inicialmente era especializarme en Traumatología y Ortopedia, rescatar animales, operarlos y darles un hogar en mi parcela.

¿Qué fue lo que más te gustó de tu proceso formativo?

Lo que más me gustó de UDLA es la Vinculación con el Medio y la forma de hacer docencia. Yo vine de otra universidad y el cambio a UDLA fue rotundo, pues en la otra casa de estudios los alumnos nos sentíamos como un número y acá en UDLA como una persona. Siempre fui Christian y mis problemas de verdad importaban y eso me gustó mucho.

El trabajo en equipo, la cercanía con todos, no solo con los profesores, sino con las personas que hacen el aseo, los administrativos. Francisco Arias (Director de Carrera), siempre me incentivó a crecer, a crear el centro de alumnos, a seguir aprendiendo continuamente. En otras universidades no hay instancias así, por eso trato de mantenerlas hasta hoy y no perder el vínculo con mis profesores, pues esa relación me encanta.

Los sellos valóricos de UDLA los veo empapados en mi siempre, en todo lo que hago y me encanta y ello también es importante en la labor docente, pues invita y motiva a aprender, salir adelante y atreverse sin miedo.

¿Por qué decidiste especializarte en el área de la anestesiología?

Fue una casualidad, porque inicialmente quería hacer cirugía, pero en una intervención, un profesor me pidió que aplicara anestesia y eso de evitar el dolor antes de provocarlo, me encantó. Aunque suene filosófico, así lo siento; ver como los animales despiertan después de una cirugía dolorosa como si nada hubiera pasado, me pone muy feliz.

Una de las cinco libertades de todo ser vivo es no sentir dolor y me importa mucho el trato digno a nuestros animales, que no sientan dolor y estén confortables. Finalmente, el 2017 me titulé y ya contaba con 2 mil 500 pacientes anestesiados. Después hice un Diplomado en Anestesia y Analgesia en pequeños animales en la Universidad de Chile. Hoy estoy feliz, con 31 años, a cuatro años de haberme titulado, haciendo clases en tres universidades (UDLA, UNAB y UST), con una especialidad en la que quiero seguir creciendo para hacer lo mejor posible por los pacientes.

¿Qué te parece haber sido premiado como Egresado Destacado?

El Sello UDLA que me entregaron, todos en UDLA lo tenemos y por ello somos reconocidos a nivel mundial y nacional. Doy gracias a mis profesores, a mi mamá en especial y este premio se lo regalo a todos.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Trabajar, trabajar y seguir trabajando, además de continuar perfeccionándome en mi área de la anestesia, para hacer una mejor docencia y entregarles el mayor conocimiento a los alumnos en formación. Seguir esforzándome, pues es la única manera de ser una mejor persona y profesional.

Comparte: