Logo

Jonathan Barra es oriundo de la ciudad de Angol, Región de la Araucanía. Se tituló como médico veterinario de la Universidad de Las Américas en 2012, luego de recibirse como licenciado en Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile y de tener que abandonar la carrera por motivos personales.

Recibió el premio “Rector Mario Albornoz Galdámez” al mejor alumno de su promoción, para luego enfocar su carrera hacia la ciencia y la investigación ingresando al Doctorado en Ciencias Médicas de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica, del cual se tituló en 2019. Actualmente se encuentra cursando un postdoctorado en Albany Medical College de Nueva York, Estados Unidos, investigando sobre biología celular del cáncer.

¿Cómo recuerdas tu proceso de formación en Universidad de Las Américas?

Ingresé a UDLA luego de haber cursado los ramos de licenciatura en la Universidad de Chile. Después tuve algunos problemas económicos y personales, por lo que en ese entonces abandoné la carrera el año 2009; me arrepentí y decidí retomar los estudios. En la Universidad de Las Américas me apoyaron desde el primer momento en todo para poder hacerlo.

Tengo muy buenos recuerdos del enfoque de Medicina Veterinaria en UDLA; tenía un componente básico de las materias para entender por qué pasaban las cosas, pero también un enfoque muy, de conexión con empresas, clínicas, para realizar lo que se hace en la práctica, y eso lo encontraba súper bueno. Los profesores no eran solamente académicos, sino que también estaban ligados al mundo laboral o empresarial, y eso abre aún más el campo de la carrera, que ya es bien amplio.

¿Qué consideras que marcó tu experiencia como estudiante de UDLA?

Fueron varias cosas las que me marcaron. Las clases siempre estaban enfocadas en el conocimiento teórico, pero también en el práctico. He visto en otras universidades que se enfocan en lo teórico sin mucho conocimiento práctico o aplicación de lo teórico, lo que después se ve separadamente, pero valoro que en Universidad de Las América siempre trataron de integrarlo.  Recuerdo las clases de farmacología o de acuicultura que tenían ese componente.

También recuerdo con mucho cariño los trabajos en grupo de salidas a terreno de bovinos, al campo a desparasitar ovejas, o las prácticas clínicas de animales menores y prácticas de cirugías que eran en la Estación Experimental en Talagante. Valoro mucho la integración de las actividades prácticas en las clases.

¿Cómo se desarrolló tu camino hacia la investigación?

Cuando empecé a definir lo que sería mi tema de tesis, me interesaba mucho la ciencia básica, por lo que busqué un laboratorio que tuviese que ver con la medicina veterinaria pero que también se dedicara a las ciencias biológicas básicas. Así fue que encontré un laboratorio de microbiología donde hice mi tesis de pregrado para obtener mi título.

Después de titularme me quedé en ese laboratorio como asistente de investigación y ahí nació una conexión con médicos en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, quienes me recomendaron postular al doctorado de Ciencias Médicas de la universidad. Como ya tenía recorrido científico y había publicado varios papers, fui aceptado en ese doctorado el año 2014.

En el doctorado me gané la beca Conicyt por el total del período de estudios y a partir de eso comencé a interesarme por la biología celular del cáncer, por lo que sobre esto comencé a hacer mi tesis de doctorado en el laboratorio del Dr. Alfonso González. Terminé mi doctorado el año 2019, trabajo que fue publicado recientemente, y el año 2020 me vine a EE.UU. a hacer mi post-doctorado en el Albany Medical College en el Estado de Nueva York.

¿Qué mensaje le darías a nuestros estudiantes o a quienes deseen ingresar a estudiar Medicina Veterinaria en UDLA?

En primer lugar, les diría que la medicina veterinaria es una carrera compleja, porque abarca muchas cosas, incluso desde la ciencia básica, la medicina, o el concepto de Una Salud, que está muy en boca por el Covid-19, que involucra la salud humana, la salud animal y la del medioambiente, y todo eso es casi la definición de lo que es la medicina veterinaria.

Yo me dedico a estudiar la salud humana, pero con este concepto de Una Salud, mi formación como médico veterinario ha sido un plus.

La medicina veterinaria tiene mucho futuro, sobre todo en el contexto actual en el que el cuidado del animal es muy relevante, y mucho más importante ahora que este concepto está mucho más fuerte en las personas, tanto de la salud animal, humana y la del medioambiente, porque son claves para enfrentar el actual problema que enfrentamos como sociedad, como también otros que puedan venir en el futuro.

Comparte: