Logo

María Mercedes Yeomans, docente de la Facultad de Educación de UDLA, publicó un artículo acerca del cansancio emocional en estudiantes de carreras de las Ciencias Sociales en Chile, en la revista “PSOCIAL”, indexada en ERIH PLUS, de la Universidad de Buenos Aires.

La decisión de investigar sobre esta temática nació de la necesidad de identificar el agotamiento emocional y la salud mental de los estudiantes universitarios como un problema de salud pública. Las repercusiones nocivas en la calidad de vida y las posibles consecuencias futuras se suman al estrés de las responsabilidades académicas y los elementos contextuales, siendo uno de ellos la actual pandemia.

“Dada la importancia del agotamiento emocional, sus posibles repercusiones en la salud mental y el rendimiento de los estudiantes, es necesario determinar la presencia de este fenómeno y sus potenciales consecuencias en la salud mental en el área de las Ciencias Sociales en la Educación Superior chilena durante la pandemia del Covid-19”, explica.

En esa línea, la profesional agrega que “anteriormente, habíamos analizado este fenómeno desde la perspectiva de género en el que se presentó la tabla de interpretación de la Escala de Cansancio Emocional (ECE) y concluimos que el agotamiento emocional afecta gravemente a los estudiantes universitarios en un contexto de pandemia, y las mujeres se ven más afectadas que los hombres”

“Dada la importancia del agotamiento emocional y su potencial impacto en la salud mental y el rendimiento de los estudiantes, tomamos la responsabilidad de determinar la presencia de este fenómeno y sus potenciales consecuencias en la salud mental de los estudiantes de Ciencias Sociales de la Educación Superior chilena durante la pandemia del Covid-19”, agrega.

El diseño fue descriptivo y transversal, y se utilizó un cuestionario con variables sociodemográficas, percepción de la afectación de la salud mental y la escala de agotamiento emocional (ECE).

Los resultados fueron que un alto porcentaje, el  90,2% informó de un empeoramiento de su salud mental con la presencia de síntomas de estrés (64,1%), sensibilidad (41%), ansiedad/estrés (39,7%), irritabilidad (39,4%) y síntomas depresivos (34,9%).

Los factores que influyeron fueron la pandemia (61,9%), el confinamiento y el distanciamiento social (47,3%), los problemas económicos (41,6%) y las noticias (23,8%). Además, un agotamiento emocional alto (65,7%); medio (29,2%) y bajo (5,1%).

Pudimos concluir que los estudiantes de Ciencias Sociales se encuentran con altos grados de agotamiento emocional y una percepción de gran deterioro de su salud mental. Estos resultados deben llamar nuestra atención para seguir estudiando las consecuencias del Covid-19 en la salud mental y trabajar en prevenir posibles patologías mentales en el futuro”, cierra la académica.

Comparte: