Logo

El equipo del Centro de Atención Psicosocial (CAPS) del Campus La Florida participó del taller “Señales de alerta y sensibilización frente a Trastornos Espectro Autista” dirigido a las colaboradoras de la Corporación Sagrada Familia, ubicado en esa comuna.

La actividad se realizó en el marco de la Escuela de Verano que organiza la entidad y cuyo objetivo fue potenciar la formación de sus profesionales y ampliar las instancias de reflexión en torno a esta condición.

Los contenidos de este taller buscaron entregar una mirada profesional y académica de la educación en la identificación de personas neurodivergentes, acompañando a sus familias en el proceso de diagnóstico y abordar las adecuaciones necesarias para propiciar la inclusión en el contexto educativo.

En esa línea, se entregó conocimientos técnicos sobre el tema, así como sugerencias en el manejo en aula de los niños. Además, se propició la reflexión respecto a las dificultades que han percibido en este entorno y entregaron herramientas para sociabilizar estrategias para afrontar de una mejor manera la pedagogía y la comunicación en torno a la inclusión de personas del espectro autista.

El taller se realizó de forma presencial en uno de los centros educativos de la corporación. En la actividad destacó la participación de la estudiante del quinto año de la carrera de Psicología, Luz Marcela Palma, en el marco de su Práctica Profesional y por la supervisión de la psicóloga de la clínica de CAPS, Francisca Cifuentes Zunino.

Hilda Hormazabal, directora socioeducativa de la Corporación Sagrada Familia destacó el aporte académico de la actividad. “El taller cobra una pertinencia relevante a la hora de lograr herramientas para detectar las señales y encender la alerta con algún niño o niña y pueda ser derivada a tiempo a una atención especializada”, afirmó.

Por su parte, Francisca Cifuentes, supervisora clínica CAPS, destacó este conversatorio ya que proporciona la reflexión y la sensibilización en los centros educativos: “Es fundamental para la comprensión de las neurodivergencias, construir espacios inclusivos. Desmitificar y aprender a identificar señales para su diagnóstico oportuno, permite acompañar a las familias a realizar las adecuaciones necesarias para que las personas del espectro autista se sientan acogidas y comprendidas, pudiendo desarrollar sus potencialidades y talentos”.

La estudiante Luz Marcela Palma, quien también trabaja en la Corporación Sagrada Familia, valoró la sensibilidad académica para abordar esta realidad y propuso un taller permanente que apunte a visualizar a las personas neurodivergentes para mejorar la calidad de la vida de los niños y niñas TEA.

Comparte: