Logo

En las celebraciones de fin de año, donde la comida y la bebida son protagonistas, decir no una a cena, a un contundente picoteo o a deliciosas preparaciones como el pan de pascua, galletas navideñas y cola de mono, es prácticamente imposible.

Pero, aunque siempre se habla de que en esta época se puede ganar con facilidad unos kilos de más o sufrir los típicos malestares que provocan el comer de noche y en exceso, para la Directora de Carrera de Nutrición y Dietética de UDLA Sede Viña del Mar, Gabriela Lizana, es posible disfrutar de las fiestas sin afectar de manera negativa la salud, siempre y cuando se pongan en práctica algunos consejos alimentarios, donde el ser ordenados, planificados y tener fuerza de voluntad son claves, sobre todo si se trata de personas que no llevan una dieta equilibrada y saludable.

  • Prepárate con tiempo, ideal unos 3 a 4 días antes de la celebración, llevando una dieta lo más saludable posible, rica en fibra y evitando alimentos altos en calorías.
  • Planifica bien el menú de cada celebración, optado por alimentos más livianos y fáciles de digerir, sobre todo si no acostumbras a comer de noche. Prefiere proteínas de origen animal, carnes blancas como pollo, pavo, pescado, evitando cocinarlas fritas. Opta por verduras de libre consumo, como vegetales de color verde. En carbohidratos, privilegia cereales como choclo, habas, arvejas, quínoa, avena. Carnes rojas, papas, papas duquesa y arroz se digieren con más lentitud.
  • No te saltes tiempos de comida durante el día, pues al momento de la cena tendrás más hambre y comerás en exceso.
  • Hidrátate durante todo el día, idealmente con agua. Unos 20 minutos antes de la comida toma un vaso de agua tibia.
  • Evita las transgresiones alimentarias como atracones, en particular durante la noche. Para ello, respeta la distribución del plato alimentario, dividiendo el plato en tres partes, cuyo 50% debe tener vegetales, el 25% proteína (carne, huevo, queso, legumbre) y el 25% restante 25% cereal (choclo, papa, arroz, pasta).
  • Evita el exceso de bebidas gaseosas o jugos artificiales, sobre todo las azucaradas. Si no quieres dejar de consumirlas, toma solo un 1 vaso en cada comida y el resto agua.
  • Si se va a ingerir alcohol, no consumir más de 2 copas, pues su aporte calórico y glicémico es muy alto.
  • Evita aderezos como la mayonesa. Prefiere el pebre o alguna salsa preparada de forma natural.
  • Si comes postre, procura que sean en base a fruta natural, por ejemplo, helado casero.
  • No comas rápido. Demórate al menos 20 minutos para que el cuerpo ¨reaccione¨ y envíe la señal de saciedad (no querer comer más).
  • Ingiere tu última comida al menos dos horas antes de acostarte.
Comparte: