Logo

Durante el mes de noviembre, la Dirección de Asuntos Estudiantiles organizó diversas actividades en el marco del Mes de la Inclusión y la Diversidad. El punto de inicio, lo lideró Daniela Zapata, deportista paralímpica de Chile, parte de la selección femenina de basquetbol paralímpico y cuatro veces campeona de la liga nacional, quien ahondó en las dificultades que ha tenido que enfrentar durante su vida para desarrollar su carrera deportiva y profesional.

El Mes de la Inclusión y la Diversidad incluyó la realización de diversos seminarios, encuentros y talleres que invitaron a los estudiantes a reflexionar sobre temas tan importantes como el acoso sexual, la discriminación, la violencia de género, los derechos del adulto mayor, de la mujer y los de los pueblos originarios.

Como parte del cierre de esta iniciativa, se llevó a cabo la presentación de la Orquesta Sonidos de Luz, integrada por jóvenes con ceguera o baja visión; el concurso “Inclusión en 100 palabras”, y la charla “Caja de Herramientas: viviendo con demencia”.

Este último encuentro abordó el tema desde diferentes perspectivas, principalmente enfocadas en estrategias de intervención en distintos niveles con el objetivo de contribuir a la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Para comenzar se entregaron datos de la Encuesta Nacional de Salud, la cual habla de un 10% de personas mayores de 60 años, que presentan algún tipo de sospecha de deterioro cognitivo leve y que puede alcanzar el 21 % en mayores de 80 años. A nivel mundial la demencia afecta a 50 millones de personas, y en Chile se esperan unos 500 mil nuevos casos al 2050.

¿Qué estrategias podemos implementar para facilitar la participación de personas con demencia y sus cuidadores? Esta fue la pregunta que respondieron tres especialistas invitados:

Carolina Vizcarra, kinesióloga de Clínica Los Coigües, Magister en Docencia en Educación Superior, y académica de UDLA, indicó que la participación es el componente vital del funcionamiento, de manera que una persona diagnosticada con demencia enfrenta problemas significativos como la pérdida del conocimiento cognitivo que alteran su vida diaria, pero además se genera una discapacidad secundaria debido a la pérdida de confianza para realizar actividades o interactuar socialmente (aislamiento). Puntualizó que lo anterior debe reentrenarse y restaurarse a través de la actividad física y el ejercicio.

Por su parte, Macarena Espina, Directora del programa Vivir con Demencia, y colaboradora de la Red Transdisciplinaria de envejecimiento de la Universidad de Chile, expuso que hay que entender, empatizar y analizar a la persona con demencia, más allá de su condición (enfoque inclusivo), y trabajar colaborativamente con diversos profesionales y familiares.

Finalmente, Álvaro Besoain, cofundador del Núcleo de Desarrollo Inclusivo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y coordinador de la mesa local de discapacidad, Instó al trabajo tanto con comunidades excluidas como al trabajo con comunidades y sociedad en general, a fin de eliminar barreras que excluyan a las personas con discapacidad, asegurando una participación plena y efectiva de las mismas.

Para Macarena Espina, “la actividad fue muy interesante, en particular creo que merece la pena destacar los planteamientos de Carolina y Álvaro en torno a lo comunitario y la articulación más allá de las instituciones públicas, como una forma de participación más autónoma. Creo que este tipo de instancias son valiosas para cuestionar la forma en que como sociedad estamos abordando el problema de la demencia”. 

Por su parte María José Testón, asistente, comentó que “me gustó mucho el conversatorio, el tema me parece muy contingente, y los expositores tenían un excelente manejo del tema. Conocer más sobre el manejo de la demencia me pareció muy oportuno dada la contingencia actual de la pandemia y para los cuidadores de adultos mayores”.

Comparte: