Logo

Bastián Sánchez Rojas es egresado de UDLA en la carrera de Comunicación Audiovisual. Luego de terminar sus estudios su carrera profesional ha sido vertiginosa y promisoria llegando hoy a ser el fundador y Director Ejecutivo del Festival Internacional de Colchagua de Cine.

¿Cómo recuerdas tu paso por UDLA?

En 2014 emigré desde Colchagua a Santiago y fue ahí cuando me puse a revisar la malla curricular de la carrera y me gustó. Lo primero que hice cuando ingresé fue sonido, pero descubrí que tenía habilidades y facilidades con la dirección de fotografía cinematográfica. Filmé muchos cortos y ahí valoro la implementación técnica y el personal de primer nivel que tiene UDLA; eso te permite desarrollar habilidades de manera práctica para poder llevar a cabo un proyecto de buena calidad. Con la ayuda de los profesores, logré ganar cerca de 12 premios como mejor director de fotografía en cortometrajes.

 ¿Cómo lograste fundar el Festival Internacional Colchagua Cine?

Mientras estaba estudiando, en 2011, el profesor de UDLA, Antonino Ballestrazzi, que en ese entonces dirigía el Festival de Cine B, me invitó a participar en el equipo de programación donde pude conocer todo el desarrollo y el trabajo.

Un día, conversando con él, le manifesté la idea de organizar un festival de cine en Colchagua, porque creo que los eventos así se deben desarrollar en lugares con un potencial desarrollo turístico y económico importante. 

En 2014, recibí el llamado de un alcalde de la Provincia de Colchagua, el cual me propuso crear un centro cultural y acoger el festival de cine. Conseguimos el financiamiento a través del estado y de la  Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). 

¿Cómo crees que aporta este festival  a la industria audiovisual de nuestro país?

Si bien partió como un proyecto muy filántropo, con el paso de los años empezó a insertarse dentro de una industria audiovisual que nos permite, hoy en día pagar, por derecho de exhibición, tener inicio de actividades, entre otras cosas. 

Nosotros no solo nos hacemos cargo de la difusión del cine chileno sino que también como exhibidores porque en Colchagua solamente hay un cine, el cual proyecta películas extranjeras y no se hace cargo de la programación cinematográfica total. Si no fuera por Colchagua Cine, ninguna película chilena se podría exhibir en la Región de O’Higgins. 

Otro de los puntos donde aportamos como Festival, es la generación de empleo. Hoy trabajan cerca de 30 personas del sector audiovisual y creativo,  lo que sin duda activa la economía de la industria pero también del territorio puesto que se ven involucrados restaurantes, cafeterías, hoteles, imprentas, entre otras actividades comerciales. 

Durante este segundo semestre, la Facultad de Comunicaciones y Artes te invitó a ser parte del jurado de UDLA Festoc. ¿Cómo recibes esta invitación?

Estoy muy agradecido con la Facultad por haberme contactado. A pesar del tiempo, siempre está el cariño a la entidad formadora, del cual me encuentro tremendamente agradecido y siempre disponible para lo que ellos necesiten. La idea es poder compartir la experiencia con los estudiantes; hay cosas que no se aprenden en la universidad y que es necesario que los egresados tengamos la capacidad de nutrirlos. 

¿Cuáles son tus desafíos y proyectos a futuro?

Debido a la preproducción del Festival, tengo que estar seis meses en Colchagua, pero viajo constantemente a Valdivia porque ahí creé la empresa Movie Media Picture. Pienso también radicarme un tiempo afuera con el objetivo de adquirir conocimientos y desarrollar proyectos internacionales, siempre vinculados a la difusión de nuestra cultura nacional.

Comparte: