Logo

En tres meses, el Centro Integral para el Adulto Mayor (CIAM), ubicado en el sector Pedro del Río Zañartu de Concepción, vio transformado lo que era un espacio abandonado, en una terraza multiuso.

Se trata de un lugar de amplias dimensiones donde los adultos mayores podrán participar realizando sus actividades, juegos y ejercicios. “Un lugar que fue por ellos y para ellos”, describe Crismarlin Ramírez, presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Enfermería de UDLA.

La actividad comenzó en julio, primero de modo online, con reuniones para la organización, donde los directivos del CIAM expresaron lo que ellos deseaban. Fue el propio director del Centro, ex estudiante de UDLA, quien le habló al Director de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de Sede Concepción, Rodrigo González, de este proyecto que tenían para los adultos mayores.

Ante esa petición, UDLA planteó la posibilidad a los estudiantes del voluntariado, quienes la acogieron inmediatamente, sumando a los nuevos integrantes de primero y segundo año, que no habían participado en ningún tipo de actividad previa.

La primera visita fue el 16 de agosto, antes de la entrada a clases, pues se esperó que todos los estudiantes que iban a participar de esta actividad tuvieran sus dosis de vacunas correspondientes.

“Era un espacio bastante grande, pero estaba lleno de pasto. Nosotros quisimos construir esta terraza con el fin de que tuvieran un espacio para realizar actividades; hicimos bancos, un gran espacio para sus bingos, clases de baile, ejercicios, etc. Para nosotros fue muy gratificante y nos preparó para el día de mañana saber con qué personas vamos a trabajar y conocer un poco más de nuestros adultos mayores”, cuenta Crismarlin Ramírez.

El equipo de trabajo estuvo conformado por 25 estudiantes, aproximadamente, de las carreras de Kinesiología, Terapia Ocupacional, Trabajo Social, Enfermería, Psicología y Pedagogía en Educación Física, más algunos profesores de inglés y educación física. La limpieza del espacio duró alrededor de una semana y media, y se organizaron equipos de seis y siete personas, con jornadas de trabajo de 10:00 a 14:00 horas, y de 14:00 a 17:00 horas.

Los materiales fueron proporcionados por el CIAM y los estudiantes colaboraron con la mano de obra. Por medio de la DAE recibieron los elementos de protección personal, y apoyo logístico en general “Tratamos de hacer el mejor diseño, que fuera lo más cómodo para los adultos mayores. Hicimos bancos y un escenario de pallets, pintamos el espacio y limpiamos”, relata la dirigente estudiantil, quien agregó que “para nosotros los adultos mayores son una prioridad y estamos enfocados en ayudar a esa comunidad, y seguiremos haciéndolo”.

Comparte: