Logo

La Dirección de Relacionamiento y Desarrollo Estudiantil, junto a la Escuela de Educación Diferencial, convocó a toda la comunidad estudiantil de UDLA a conocer la experiencia de vida de Daniela Zapata, una de las deportistas paralímpicas más exitosas de Chile.

La charla, que significó la inauguración del Mes de la Inclusión y la Diversidad, contó con las palabras iniciales de Jaime Vatter, Vicerrector Académico de UDLA, quien afirmó que “esta actividad es muy importante para nosotros porque nos permite mostrar nuestro trabajo en esta área y los desafíos que nos plantea esta realidad. Además del tema legislativo, hay una intención de UDLA por la inclusión, lo cual ha sido reflejado en sus planes de desarrollo, estrategia y en su accionar en el día a día”.

En esa misma línea, Cecilia Peñafiel, Directora de la Escuela de Educación Diferencial, explicó que “como equipo tenemos la convicción que es necesario visibilizar y destacar la importancia de la inclusión y la diversidad. Especialmente en una casa de estudios que forma profesionales que pueden ser agentes de cambio y aportar en la construcción de una sociedad más justa para todos”.

Tras eso, los asistentes pudieron compartir con Daniela Zapata, ingeniera en Recursos Humanos, deportista, bailarina, relatora, modelo y campeona de básquetbol, quien comenzó su ponencia explicando cómo fueron sus primeros años con Lipomeningocele y luego con un Meningioma, tumor primario del sistema nervioso central.

En ese sentido, explicó lo complejo que fue su paso por la educación básica debido a la discriminación que sintió: “Mi mamá tuvo que golpear mil puertas para que me recibieran en un colegio. Había mitos entorno a las personas con discapacidad como por ejemplo que éramos menos inteligentes o podíamos afectar el rendimiento de nuestros compañeros. Cuando entré al colegio, ya lo hice en ´condicional’, aún no encuentro una explicación lógica para esa discriminación solo por tener una discapacidad”.

Ya en la educación superior, Zapata cursó estudios de enfermería, donde también sintió un trato diferenciado: “Cuando intenté ser una enfermera en sillas de ruedas no me dejaron, me dijeron que no era posible ser “más paciente” que los mismos pacientes que me iba a tocar atender. Creo que ha sido uno de los momentos más dolorosos de mi vida porque siempre me vi como enfermera, tenía una vocación para eso”.

En el proceso de cambiar de carrera, Zapata incluyó el deporte en su vida, donde eligió el básquetbol. Si bien no tenía conocimientos previos, la expositora manifestó que “el primer entrenamiento fue la experiencia más adrenalínica del mundo, nunca pensé lo mucho que me podía gustar. Hoy es algo que me apasiona, me llena, soy seleccionada nacional hace nueve años y la primera mujer chilena contratada para jugar en Brasil donde estoy actualmente”.

Como parte final de la actividad, la deportista respondió algunas preguntas de los espectadores. Ahí, se refirió a cómo ha cambiado la sociedad chilena con respecto a la inclusión y diversidad: “A partir de mis viajes puedo hacer la comparación de otros lugares y puedo decir que Santiago, por ejemplo, es un lugar muy accesible. Pero siento que a las personas aún les falta; personalmente agradezco la Ley de Inclusión, pero creo que no debería haber algo legal que exija la contratación de personas en situación de discapacidad. Hemos avanzado mucho, pero aún nos falta”.

Comparte: