Logo

Alberto Blest, Director de Carrera de Trabajo Social de Sede Viña del Mar, participó como jurado del 10º Festival Internacional de Cine para niños, niñas y jóvenes de la Corporación Cultural Ojo de Pescado de Valparaíso, certamen más antiguo del país en su género, que es financiado por el Fondo de Fomento Audiovisual Convocatoria 2021 de Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El académico, que cuenta con una amplia trayectoria como gestor cultural y documentalista, fue seleccionado para deliberar en la categoría Jóvenes Cineastas Latinoamérica, que contó con 17 películas en competencia de niños y jóvenes de entre 7 y 17 años de países como Argentina, México, Brasil, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Perú.

“He seguido este festival desde sus inicios ya que motiva el que sus realizadores sean niños y adolescentes, quienes pueden expresarse libremente a través del lenguaje audiovisual. Estoy muy contento con la nominación como jurado, ya en enero también fui jurado ciudadano en el 13° Festival de Cine Chileno (FECICH), siendo una experiencia muy enriquecedora, interesante y formadora. Así que tome con responsabilidad y altura este nuevo desafío de ser jurado en un festival de cine”, comentó Alberto Blest.

Bajo el slogan “Una década en las memorias de las infancias”, el Festival Ojo de Pescado tiene como objetivo expresar su compromiso con los derechos de niños y adolescentes, centrándose las obras de esta nueva versión en testimonios de cómo las infancias han enfrentado la pandemia, recibiéndose más de 400 creaciones audiovisuales en las cuatro categorías que considera el certamen.

“Entre los jurados, en su mayoría profesores de distintas ciudades de Chile, que se dedican a realizar talleres de cine y audiovisual con niños, un comunicador audiovisual y en mi caso como trabajador social de profesión, constituimos un grupo humano muy valioso y diverso al momento de deliberar. La experiencia fue más allá del ser jurado, fuimos embajadores del festival y eso lo valoro profundamente”, agregó el académico.

El trabajador social manifestó que fue complejo elegir tan solo dos cortometrajes de entre los 17 en competencia, uno como ganador y otro con mención honrosa, debido a que la calidad de los trabajos era alta y muy disímil entre sí. “Hubo cortometrajes de animación, de ficción, de documental y experimentales, algunos realizados por grupos de estudiantes y otros de un autor. Uno de los elementos que discutimos como jurado, al momento de deliberar, es cuan desmarcado de la intervención de adultos estaban los trabajos audiovisuales que visionamos y el valor de lo prístino en el quehacer es el que destacamos”, detalló.

El primer lugar en la categoría Latinoamericana de Jóvenes Realizadores fue para la obra mexicana “La Pócima”, dirigida por Gabriela Martínez, del género de animación, que contó con realizadores de entre 7 y 13 años, mientras que la mención honrosa fue para la obra argentina “Oaxaca”, taller de cine para chicos, chicas y adolescentes, del género animación con realizadores de 17 años.

“Anteriormente, he asistido a varias funciones de forma presencial de este Festival en Valparaíso y siempre me ha llamado la atención que los realizadores sean niños y jóvenes, que además de desplegar creatividad y talento, entregan sus mensajes en un lenguaje audiovisual, que en muchas ocasiones reivindican sus derechos ante una sociedad que tiene aún una mirada adultocéntrica”, expresó el Director de Carrera de Trabajo Social. 

Comparte: