Logo

En este nuevo capítulo del ciclo “Momento”, instancia donde se desarrollan conversaciones entre estudiantes y las prácticas que estén sucediendo en el ambiente, la Escuela de Arquitectura invitó a la destacada artista, académica e investigadora María José Contreras, quien mantuvo una conversación con Julio Suárez, académico de nuestra casa de estudios.

Contreras, artista de performance, directora de Teatro y Doctora en Semiótica de la Universidad de Bolonia, se encuentra actualmente trabajando como Visiting Scholar del Instituto Hemisférico de Performance y política de la New York University. Su trabajo es interdisciplinario y transita entre la investigación académica y la creación artística; se ha especializado en metodologías de investigación a partir de la práctica artística.

Como primer tema, Contreras explicó cómo a partir de su trabajo en el teatro, nació este vínculo con la performance: “Cuando volví de Italia, comencé a dirigir teatro a partir de la colaboración; esto vinculado al cuerpo y la memoria. En 2011, en medio de la función, me senté a observar al público y me di cuenta, que, de una u otra forma, conocía a todos”.

En esa línea, agregó sentir “una repulsión y cuestionarme para quién estoy haciendo esto. Eso fue una ruptura que me permitió dar un giro hacia la performance, la cual entiendo como un lugar y una instancia para poder conectarme con personas que no son las que pagan la entrada al teatro, que no necesariamente están esperando una obra de arte”.

Siguiendo con la temática de la performance, la artista afirmó que “la ciudad en ese contexto es crucial; es mi gran escenario. La performance, más que una práctica necesariamente artística, lo planteo como una conversación corporizada en este espacio”.

Los trabajos realizados en los últimos años por Contreras también fueron materia de conversación en la charla. Uno de los más destacados fue “Querer no ver”, una de las intervenciones urbanas más grandes que se han realizado en América Latina.

La acción contó con la participación de 1.210 voluntarios que se acostaron desde La Moneda hasta Plaza Italia por la vereda Norte, representando a los más de mil detenidos desaparecidos en dictadura. 

“Esta conversación abierta era radical, no tenía cómo saber si iban a llegar cinco o mil personas. Hubo situaciones muy hermosas porque las personas se apropiaron de la invitación e hicieron cosas que no estaban planificadas en mi propuesta; una señora por ejemplo se tendió con fotografías de sus familiares detenidos desaparecidos. Eso te deja en claro que lo que ocurre en la calle, a partir de una acción, está fuera del alcance de uno. En este caso hay una autoría colectiva”, manifestó.

https://www.youtube.com/watch?v=SxG3QWLOzqg

Comparte: