Logo

La Unidad de Simulación en Salud de UDLA, lideró el conversatorio “Las actividades virtualizadas en simulación. ¿Cambiarán los paradigmas de la educación en salud?”, destinado a abordar de manera interdisciplinar la influencia que ha tenido la incorporación de distintas estrategias metodológicas virtualizadas que se han impartido en la educación en salud, en un contexto en que la simulación clínica ha tomado un papel predominante.

En ese escenario, se analizaron los desafíos que se nos presentan, como instituciones y académicos influyentes, en la formación de futuros profesionales de la salud, para la aplicación de estrategias metodológicas efectivas y contextualizadas a la nueva realidad que hoy vivimos como sociedad tras la pandemia que aún se encuentra en curso.

Tras las palabras de inicio del Decano de la Facultad de Salud y Ciencias Sociales, Osvaldo Artaza, la Directora de la Escuela de Enfermería de UDLA, Mónica Valenzuela, expuso, entre otras cosas, sobre los beneficios, desventajas y futuros desafíos de la telesimulación.

Dentro de los elementos positivos está la continuidad de la formación, permite el trabajo en red y colaboración interinstitucional, da la posibilidad de eliminar las barreras de tiempo y distancia, así como las de espacio físico que existen en los centros de simulación. Con respecto a las desventajas, está que no todos los estudiantes poseen computador e internet estable, se requiere un espacio tranquilo para poder interactuar en simulación y debriefing, y finalmente los docentes deben estar entrenados en simulación para aprovechar la herramienta”, comentó.

Por su parte, Juan Manuel Fraga, Director General de Cáncer Center TEC100, educador y miembro del Consejo de EUSIM, hizo un resumen de cómo han cambiado las tendencias educativas a partir de la pandemia y cuáles son los cambios que se adoptaron durante este tiempo y si perdurarán en el tiempo.

A modo de reflexión, Fraga manifestó que “las experiencias educativas durante la pandemia nos han permitido explorar nuevas estrategias y replantear en general nuestro modelo educativo. Los cambios adoptados serán parte de un arsenal aún mayor de herramientas para adecuarnos mejor a los resultados de aprendizaje buscado. En ese sentido, debemos mantener la flexibilidad (adaptabilidad) en los planes y programas de estudios”.

La jornada académica también contó con la presencia de Peter Dieckmann, academy for Medical Education and Simulation, Past SESAM President. EUSIM educator and board member quien durante su exposición apuntó que “la simulación, especialmente dentro de esta crisis que ha significado el COVID-19, es una ventana de oportunidades donde tal vez podamos elevar nuestra visión en un espectro más grande (…) Es importante que en este proceso apoyemos a nuestros aprendices a identificar las necesidades de nuestro paciente, colegas y las propias. En la simulación nosotros podemos crear situaciones que le permitan a nuestros estudiantes reflexionar sobre posibles conflictos, para que así puedan reaccionar de buena manera en el futuro.”

Comparte: