Logo

En la Charla Magistral: “Es Difícil”, el reconocido arquitecto y cineasta chileno, Alfredo Jaar, profundizó sobre la importancia de los profesionales de la cultura y el arte para crear e imaginar nuevas realidades.

Alfredo Jaar, radicado en Nueva York, famoso por una serie de instalaciones en distintas partes del mundo, en las que combina elementos de la fotografía, la arquitectura y el teatro, mostró su trabajo en la charla magistral online que realizó y que contó con la participación remota de académicos, docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción de UDLA.

En la oportunidad, Jaar comentó las instalaciones más destacadas que ha efectuado alrededor del mundo, en las que intervino el espacio público, como: “Luces en la ciudad”, de 1999, obra montada en Montreal, Canadá, en la que instaló cerca de 100 mil watts de luces rojas en la cúpula de un edificio que había albergado al parlamento y que conectó a un interruptor instalado en varios albergues, para personas sin techo; así, al ingresar, cada persona que no tenía hogar presionaba el interruptor y encendía las luces de la cúpula por unos segundos, anunciando su condición de sin techo, pero sin revelar su identidad.

También se refirió a la obra “The Skoghall Konsthall”, del año 2000, en la ciudad de Skoghall, en Suecia, que no contaba con un museo hasta ese momento. Allí construyó uno de papel e invitó a los artistas jóvenes locales a participar de su muestra inaugural, y 24 horas después de inaugurada la muestra, incendió el lugar. De esta forma llamó la atención de los habitantes para que reflexionaran sobre la ausencia de un espacio de cultura en la ciudad, ya que habían declarado previamente que no necesitaban un museo.

Estas obras, y otras más, planteó Jaar, tienen que ver con lo que es el arte: “el intento por cambiar la realidad que se nos ha dado”, expresó, y agregó que la pandemia actual es una crisis de salud sin precedentes, que se unió en Chile a una crisis social y democrática; sin embargo, el confinamiento obligado es también, según el artista, una oportunidad para pensar y repensar la realidad instalada. “A mi juicio tenemos aquí la oportunidad de darnos un tiempo para pensar. No hay nada más importante para un artista que pensar. Para mí el arte y la arquitectura son 99% pensar y solo 1% hacer, qué hacer en esta ciudad (Santiago)”.

El destacado artista -que es arquitecto y cineasta- planteó que Santiago es una ciudad herida, en la que se le dio prioridad a la movilidad, pero ello generó segregación social, económica, racial y cultural: “A nadie debió sorprenderle lo que pasó en octubre de 2019. Es la respuesta a la segregación que se sufre en el país y en nuestras ciudades…ustedes (los estudiantes) están llamados a hacer una arquitectura de la dignidad…estoy seguro de que en esta Universidad tendrán todas las herramientas para enfrentar el año y los que vienen y crear un movimiento en nuestro país”.      

En el espacio de preguntas, al final de la charla, el Decano (i) de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción, Juan Pablo Corvalán, le consultó a Jaar sobre qué transmitirles a los estudiantes de la Facultad que realizan un gran esfuerzo para seguir estudiando en medio de la adversidad. En este sentido, el artista planteó que la voluntad siempre tiene que ser optimista. “Contraponer el pesimismo de nuestro intelecto al optimismo de nuestra voluntad, y ser creativos. Yo creo que solo la creatividad nos va a salvar…la mayoría de los problemas a los que nos enfrentamos son falta de imaginación…No existe una fórmula mágica, pero lo que hay que hacer es trabajar, trabajar, trabajar. Y vamos a fallar, y caer, pero tenemos que aprender a levantarnos; y fallar de nuevo, seguir fallando, hasta que nos levantemos de nuevo y seguir adelante”, sostuvo Alfredo Jaar.     

Comparte: