Como una de las actividades inaugurales de este 2021, el Núcleo de Lenguaje y Creación de UDLA trabajó de la mano con Barco Galería en el proyecto “Tiempo Real”, el cual durante una jornada ,reunió a arquitectos, artistas e investigadores cuya diversidad de prácticas permitió ensayar una configuración temporal para el análisis de las relaciones contemporáneas entre cuerpo, cultura y espacio.

La actividad, que se desarrolló en un formato de conversación en línea continua fue moderada en tiempo real por el artista visual Cristóbal Cea, quien durante el año pasado hizo su residencia en el Núcleo de Lenguaje y Creación de Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción.

La jornada inició con las palabras de Fernando Portal, coordinador del Núcleo, quien manifestó que “la crisis sanitaria con su consecuente crisis económica, ambiente y política, efectivamente nos permite ensayar una lectura propia. Si bien esta conversación no es un lugar para tener respuesta ni soluciones, sí creemos que los mix y las ideas que pueden surgir del cruce de los diversos invitados puedan indicarnos qué espacios de acción se abren o qué nuevas preguntas nos permiten reaproximarnos en un espacio que quizás haya que hacerlo público nuevamente”.

La academia siguió estando presente en la voz de Carolina Ihle, arquitecta y Vice-Decana de la Facultad de Arquitectura y Artes de la Universidad Austral de Chile. Ante la reflexión de cómo las disciplinas pueden continuar trabajando sobre lo común y lo colectivo en un escenario tan complejo como el que estamos viviendo, la profesional apuntó que “como arquitectura me había dedicado en un principio a tratar de generar espacios para que lo habitáramos. Pero ahora estamos encerrados y todos los espacios están mediados, entonces la pregunta cómo podemos recuperar el espacio público, me ha hecho pensar que los espacios son superposiciones de imaginarios. La gracia de lo público en este minuto, es que ya no consiste en un espacio geográfico, sino que en un espacio temporal”.

Por su parte, Nicole L’Huillier, artista transdisciplinaria nacida en Santiago de Chile, actualmente radicada en Boston, Estados Unidos, manifestó que “estamos viviendo un momento donde todo se ha cancelado, pero creo que las oportunidades que pueden aparecer de esta crisis están relacionadas con pensar fuera de las instituciones y conectar desde la calle y colectivos que no tenían espacios dentro de las organizaciones. En vez que pensemos desde el museo que nos invita y nos acoge como artista a pensar ciertos temas, es momento de dar la vuelta, y filtrarnos en otros espacios para crear conciencia cultural y social fuera de la institución”.

Siguiendo con el rol de las instituciones culturales frente a esta dislocación de lo público, Carlos Mínguez Carrasco, Head Curator, ARKDes, Estocolmo, agregó que “el museo es un lugar que está obligado a responder a las preguntas e indicaciones que la sociedad está proponiendo sobre ellos. Precisamente, replantear y resignificar, por ejemplos, objetos que fueron robados de otra geografía y fueron llevados hacia ese espacio para dotar de ciertas narrativas. Como museo, debemos resignificar esos objetos y repensar el impacto que tiene ese mensaje”.

La jornada también contó con las ponencias de Anton Zu Knyphausen y Bárbara Rozas del Equipo Barco; María José Contreras, artista de performance, profesora NYU, New York; Catalina Pollak, arquitecta, artista, PhD DUP Bartlett, UK;  Sofía Balbontin, arquitecta, artista y profesora de UDLA; Mathias Klenner: arquitecto, artista, académico de UDLA; Leandro Capetto: arquitecto y profesor de UDLA; Carla Bolgeri y Francisco Marín, artistas de performance y danza.

Comparte: