Ante el llamado de las autoridades a evacuar algunos sectores poblacionales de Quilpué debido al incendio forestal de gran magnitud que afecta a la zona, Rodrigo Santana, académico de la carrera de Medicina Veterinaria de la Sede Viña del Mar, manifiesta la importancia de no olvidar a las mascotas en esta medida de emergencia, considerando sus necesidades y poniendo en práctica diversos factores para garantizar su bienestar:

  • Ante una situación de emergencia, los animales de compañía también pueden manifestar miedo, confusión y estrés, por lo que es ideal que el dueño o una persona de su círculo cercano sea el encargado de su evacuación, brindándole así tranquilidad, confianza y contención.
  • Todos los caninos y felinos que puedan ser evacuados en sus cajas de transporte, privilegiar su uso, cubriéndolas con una manta o polar para evitar el estrés de los animales y que se filtre el humo.
  • Cuando no pueden ser transportados en sus cajas o caniles, transportarlos con collares o arnés de seguridad.
  • Si no se cuenta con los recursos anteriores, utilizar una manta o toalla para envolverlos, dejándole las patitas en su interior para inmovilizarlo y la cabeza despejada para que pueda respirar correctamente. Cogerlo con suavidad para trasladarlo.
  • Como se está en una situación de emergencia, el estrés puede causar reacciones violentas en algunos animales, por lo que se sugiere el uso de bozal.
  • Llevar alimento y agua embotellada para la hidratación de la mascota.
  • Si algún animal de compañía se encuentra en tratamiento veterinario, no olvidar llevar los medicamentos.
  • Si es posible, llevar documentos como carnet veterinario y licencia del Registro Nacional de Mascotas.
  • Otros implementos que se pueden considerar en la evacuación pueden ser: juguetes, camas, mantas o frazadas, recipientes para agua y comida, bolsas para deposiciones, cajas de arena, lo que permitirá habituarlos a otros espacios transitorios.

Frente a estas situaciones de emergencia, hay que tener presente que los felinos tienen a esconderse, mientras que los caninos suelen arrancar buscando resguardo necesario. Pasada la emergencia, algunos vuelven a sus hogares, pero otros se extravían o quedan en condición de calle, por lo que es importante considerarlos en la evacuación para que permanezcan junto a sus familias”, expresa el académico.

Finalmente, el médico veterinario dice que las mascotas también sufren los efectos del humo, el calor y otras condiciones relacionadas a los incendios, por lo que hay que estar atentos a signos clínicos como tos, vías aéreas y mucosas oculares irritadas, vómitos o quemaduras de distintos grados, ante las que se debe consultar de urgencia a un especialista.

Comparte: