Las titulaciones de este 2020 se transformaron en un hecho histórico para nuestra institución, puesto que por primera vez en la historia de UDLA, se realizaron de forma virtual debido a la pandemia que nos afecta.

A través de una ceremonia que fue comandada por la Rectora Pilar Romaguera, UDLA garantizó la culminación de un importante hito formativo. “Estamos compartiendo con ustedes el fin de una etapa importante de sus vidas; han terminado con éxito su formación universitaria. Han logrado sortear una de las vallas más difíciles, que es la distancia impuesta imprevistamente y estoy segura que es un orgullo para sus profesores verlos titularse a pesar de lo que hemos vivido como comunidad. Esperamos haber inculcado en ustedes la inquietud del progreso y mejoramiento continuo en su futura vida profesional”, apuntó la autoridad.

En esta primera edición, participaron 396 egresados de las sedes Santiago, Viña del Mar y Concepción, quienes a través de sus hogares escucharon atentamente los mensajes que entregaron los decanos y decanas de cada una de las facultades de nuestra universidad.

“Ahora les toca comenzar a caminar una ruta que nadie sabe exactamente dónde los llevará, lo harán en medio de la peor pandemia de los últimos 100 años, pero deben tomarlo como una oportunidad. El futuro es incierto, por eso todo dependerá de vuestra capacidad de adaptarse y de cuán dispuestos estén a tomar un camino pedregoso que siempre demandará convicción y sacrificio”, manifestó el Decano de la Facultad de Comunicaciones y Artes, Mauro Lombardi.

Tras la recibir sus diplomas virtuales, los estudiantes fueron parte de la entrega al premio a la Excelencia Académica Mario Albornoz a los más destacados estudiantes de cada carrera.

Jorge Vargas, egresado de la carrera de Ingeniería en Administración de Sede Viña del Mar, comentó que “este evento virtual marcó un precedente en UDLA porque garantizó la culminación de un proceso formativo importante, contó con la participación de familiares y amigos, quienes pudieron participar incluso estando distanciados varios kilómetros. También pudo participar una mayor cantidad de personas invitadas, comparado con las ceremonias presenciales, que tenían una cantidad limitada de asistentes. Esta es la nueva forma de interrelacionarse y hay que adaptarse a esta nueva forma de comunicación que llegó para quedarse”.

Comparte: