Logo

Como parte de las actividades enmarcadas en el lanzamiento del “Grupo de Estudios Psicoanalíticos UDLA”, la Facultad de Salud y Ciencias Sociales reunió a la comunidad estudiantil en torno a la charla “Psicoanálisis en Chile hoy”, espacio de discusión respecto a la vigencia del discurso psicoanalítico freudolacaniano para estudiantes y egresados de la carrera de Psicología e interesados de disciplinas afines.

Osvaldo Artaza, Decano de la Facultad, dio inicio a la jornada de trabajo afirmando que “esta posibilidad que han desarrollado, de poder conversar e investigar sobre la ética y su capacidad transformadora en espacios externos, es muy positiva. Me gustaría también que en este lugar se converse sobre la posibilidad de construir en Chile un acceso universal real a las terapias de salud mental”.

Sobre la creación del Grupo de Estudios Psicoanalíticos, Marcelo Falgade, secretario académico de la Facultad de Salud y Ciencias Sociales, comentó que nació luego de una reunión con académicos de las tres sedes de UDLA, con interés en común sobre lo psicoanalítico, los cuales le propusieron a la Dirección de Investigación crear este equipo de trabajo.

Como primera actividad del Grupo, se invitó a la psicoanalista y Directora del Grupo de Estudios Plus, María Elena Sota, quien realizó un análisis sobre los grupos de estudios y la teoría psicoanalítica.

Sobre la definición de psicoanálisis, la profesional afirmó que “es una perspectiva que interroga más que entrega visiones acabadas de alguna cosa. Nos cuestiona mucho y apunta al inconsciente. Si veníamos caminando de la mano de la filosofía, Freud con todas sus letras, se atreve a decir que él como científico postula y da cuenta de su hallazgo del inconsciente, esa otra lógica que opera en nosotros y nos hace trastabillar”.

Sota agregó que “el psicoanálisis se enseña y se practica a lo largo de Chile, algunas veces vemos localidades muy pequeñas en el norte y en el sur donde sencillamente por la iniciativa o por las ganas de algunas personas, se ponen a trabajar en esta área y casi siempre con grupos de estudios, con la idea de apoyarse unos a otros para compartir las experiencias y el estudio”.

Con respecto a la relación de la comunidad y esta práctica terapéutica, la profesional sostuvo que “es una bendición para cada quien quiera emprender esa aventura. El psicoanálisis perfectamente puede estar al alcance de cualquier ciudadano, sobre todo si lo entendemos como dar la palabra a alguien y permitir que este se escuche. No es necesario que el psicoanálisis se quede encerrado en las consultas de los colegas, sino que puede salir a las calles. En esta época de pandemia por ejemplo, me ha tocado animar grupos de personas que trabajan en ollas comunes y estar ahí para ofrecer la palabra y oír qué aparece de esa experiencia”.  

Comparte: