Logo

La Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) en conjunto con el Hogar de Cristo, invitaron a los estudiantes de UDLA a participar de una charla con el objetivo de analizar la importancia del voluntariado en la sociedad chilena y en el desarrollo de la vida universitaria, más allá de ser voluntario en una campaña determinada.

Yilda Quintanilla, Directora de Relacionamiento de Desarrollo Estudiantil, abrió la jornada afirmando que el voluntariado UDLA “se enmarca dentro de la línea Vida Universitaria y pretende aportar al desarrollo integral de los estudiantes a través de experiencias extracurriculares que fomenten una identidad estudiantil basada en los valores institucionales de la ética profesional, responsabilidad ciudadana y compromiso comunitario”.

Ingrid Gallardo, subdirectora social en el Hogar de Cristo, compartió con los asistentes la forma como trabaja la institución y afirmó que “nosotros estamos absolutamente convencidos que no solo basta con tener programas de acogida a personas muy pobres o vulnerables, sino que también nos interesa mucho el poder ir incidiendo en aquella cultura que a veces genera estructuras que perpetúan la exclusión”.

En ese contexto, Gallardo sostuvo que “el voluntariado es una experiencia transformadora, no es una experiencia donde de manera unilateral uno dona un tiempo específico, sino que es una experiencia; que incluso, muchas veces puede llegar a transformar la mirada sobre la realidad, la actitud de una persona y la entrega más consiente de la solidaridad”.

Por su parte, Valeria Beaumont, encargada corporativa de vinculación con instituciones de Educación Superior del Hogar de Cristo, apuntó que la institución “siempre ha trabajado de la mano de voluntarios. Queremos ofrecer experiencias y encuentros transformadores; mejorar la comprensión del mundo de la pobreza y aumentar la empatía. Desarrollar procesos de formación en solidaridad tanto interna como externamente y finalmente invitar a miles de personas a trabajar por un Chile más solidario”.

En la jornada también estuvo presente, Paulina Monsalve, titulada de la Escuela de Fonoaudiología de UDLA, quien ha tenido una participación muy activa en el grupo de voluntarios de Sede Concepción, pese a haber egresado el 2018.

El voluntariado me permitió adquirir características fundamentales como la empatía, ponerme en el lugar del otro y me hizo ver realidades a las cuales yo no es estaba acostumbrada. En ese periodo era una persona muy tímida, los profesores me hablaban y me ponía nerviosa; pero al estar en el voluntariado, me hizo tomar confianza en mí. Me permitió conocer el trabajo en equipo, amigos y alcanzar una mayor formación profesional”, manifestó Monsalve.

Comparte: